Son 95 los compromisos contraídos en el Pacto por México entre el presidente, Enrique Peña Nieto, y los tres principales partidos políticos. 

Abordan apartados tan diversos como sensibles y estratégicos: salud, desempleo, educación, cultura, derechos humanos y reparación del daño a las victimas.

Los acuerdos, desglosados en un PDF de 19 páginas, disponible en la web: www.pactopormexico.org

Según han declarado los principales negociadores del PAN, PRI y PRD, son un “vaciado” de las mejores propuestas electorales de las pasadas elecciones, y también de las plataformas de estos partidos.

Acceso real a la salud

Se reconoce que el acceso universal a la salud ha avanzado, pero también que aún queda mucho por hacer en calidad y en alcance efectivo de los servicios.

El primer compromiso habla de impulsar la “portabilidad de las coberturas” para que todos los asegurados puedan ser atendidos en cualquiera de los sistemas públicos de salud según su elección y de la convergencia de los mismos para igualar su cobertura y calidad.

El segundo aborda el grave problema de obesidad  y buscará modificar las normas mexicanas para “prohibir en las escuelas” los alimentos basura.

Se luchará por dar pensiones a adultos mayores de 65 años sin sistema de ahorro o pensiones del IMSS o ISSSTE.

Seguros especiales

Habría un seguro de desempleo también y uno de vida para madres de familia. Asimismo, un Sistema Nacional de Lucha contra la Pobreza propondría acabar con la miseria. Sería la “más alta prioridad” –según el compromiso sexto–, que ningún mexicano padezca hambre.

El décimo tiene que ver con escuelas de tiempo completo para elevar la calidad educativa.

La creación del Servicio Profesional Docente parecería llevar una dedicatoria especial a la maestra Elba Esther Gordillo. Establecerá un sistema de concursos basado en los méritos profesionales y laborales para ocupar las plazas.

En cuanto a derechos humanos, el Pacto busca que los daños sean reparados. 

¿Suspensión de garantías?

Para muchos es un poco inquietante el carácter misterioso del compromiso numero 23.

Este habla de la creación de una Ley reglamentaria del Artículo 29 constitucional.

Dicho artículo establece que el presidente de la República, junto con sus secretarios y la Procuraduría General de la República, puede nsuspender las garantías individuales en algunas zonas o lugares por tiempo limitado. 

El mismo Congreso puede revocar esta opción restrictiva.

La ley de atención a víctimas –compromiso numero 27–, que ya ha sido discutida y aprobada por el Congreso de la Unión, entraría en vigor cuanto antes.

Cédula de identidad

Llama la atención la creación de una Cédula de Identidad y Registro Nacional de Población, con la garantía de que no sea usada con motivos políticos ni electorales.

La medida 41 también resulta algo polémica: intenta desarrollar “una robusta red troncal de telecomunicaciones”, que garantizará el crecimiento de la red de CFE y los usos de las bandas 700MHz y 2.5GHz, así como el acceso a la banda ancha en sitios públicos bajo el esquema de una red del Estado.

La licitación de más cadenas de radio y televisión parece un hecho también. 

En Pemex, se busca usar la paratestatal como eje de lucha contra el cambio climático, el desarrollo energías renovables y de ahorro de energía.

La banca y la economía

Para impulsar la economía familiar el pacto menciona que se echaría mano de la banca de desarrollo.

Para lograr lo anterior se se pondrá especial énfasis –reza el compromiso 62–, en las pequeñas y medianas empresas. 

Al mismo tiempo los bancos comerciales contarían con un marco legal distinto.

“Para que presten más dinero y más barato”.

Uno de los compromisos más criticados por la oposición es la transformación del campo en “una actividad más productiva”.

La idea planteada es algo añeja y parece más como un sueño: Garantizar la seguridad alimentaria y la contención en precios de alimentos.