El dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero, afirmó que la aprobación de la reforma hacendaria pone en peligro al Pacto Por México.

Ayer, el líder del partido acudió al Primer Informe de Gobierno de la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, donde advirtió las consecuencias políticas que traerán las modificaciones legislativas.

“El Pacto por México ha estado amenazado de muerte desde su concepción. Es un Pacto que todos los días sufre embestidas, es un acuerdo político, y el día a día afecta, contamina, lastima a estos acuerdos.

“Por eso ahorita hay mucha indignación, irritación, por parte de los senadores y diputados del PAN, y de muchos panistas que se ven muy maltratados por parte del Gobierno Federal y del PRD en esta reforma”, dijo.

Madero subrayó que la iniciativa fue un proyecto encabezado por la administración del presidente Enrique Peña Nieto y que afectará a la clase media mexicana.

“Esta reforma fue totalmente a título personal del Gobierno Federal, pero el gobierno tomó una decisión política: es tomar en cuenta las propuestas históricas del PRD para recaudar impuestos”.

Esta decisión, aseguró Madero, se alejó de la disciplina fiscal que defendió el PAN en las últimas dos administraciones federales y, en cambio, se inclinó por una visión “filoperredista”.

“Esto es lo que veníamos utilizando como una regla en el país en los últimos 12 años y que ha mantenido la estabilidad”, presumió.

El líder nacional del PAN recordó que su partido siempre se mantuvo en una posición inalterable desde la presentación de la propuesta enviada por el presidente Enrique Peña Nieto.

“Desde el principio el PAN dijo que tenía un mal diseño, que era una reforma recaudadora que no simplificaba el pago de impuesto, que no ampliaba la base de los contribuyentes, que era como tratar de ir de cacería al zoológico: se van sobre los contribuyentes cautivos y les aumentan más la recaudación.

“Afecta la economía del país, afecta la competitividad, afecta a las familias, afecta a la clase trabajadora y a las clases medias.

“La gente se va a indignar y va a dimensionar qué es lo que aprobaron los diputados y los senadores del PRI y el PRD”, concluyó el panista.