La maestra Nydia Egremy Pinto, especialista en geopolítica y conflictos internacionales, opina que el litio será clave para la transición energética del siglo XXI y de los próximos años, por lo que los países que cuentan con reservas del mineral serán muy importantes.

“Las baterías de litio son el puente entre los combustibles fósiles y las energías limpias. Transformarán la nueva energía económica verde porque nutre sectores emergentes en los que México debería de estar en la vanguardia, como lo son la inteligencia artificial, el sector aeroespacial y todas estas tecnologías de automatización de procesos.

“Es por eso que en este nuevo orden mundial, minerales como el litio, serán estratégicos y generarán conflictos con el afán de controlarlos, pero también alianzas entre Estados.

“En el planeta hay una gran competencia por recursos, rutas y mercados. Acceder y explotar minerales como el litio, las tierras raras o el cobalto es una garantía de supervivencia, de prosperidad y de seguridad para los Estados”
Nydia Egremy PintoEspecialista en geopolítica y conflictos internacionales

“De modo que la geopolítica del futuro pasa por ellos, es decir, son el hardware y el software de la vida contemporánea y México no debe de ser ajeno a esta disputa y visión de futuro”, dice al respecto.

La especialista además agrega que la explotación del mineral por parte del Estado no necesariamente sería una fuente de conflictos, como lo dicen algunos disidentes.

“Tendríamos que confirmar que están equivocados porque lo que hemos visto a partir de la Expropiación Petrolera es que Pemex es una empresa de nivel mundial y regional que formó a las grandes empresas estatales de América Latina, la industria petrolera de Brasil no existiría sin ese Instituto Nacional del Petróleo que formó a estas generaciones y que además proveyó al país de recursos.

“El litio le está brindando a México una ventaja estratégica porque es un activo clave que le va a permitir tener un valor agregado y eso detona desarrollo. En América Latina estamos incursionando después de los años del oscurantismo neoliberal. Por eso deberíamos pensar como gobierno, como mexicanos y como latinoamericanos en apuntalar una integración para explotar el litio y otros minerales que nos enmarquen con pasos firmes en el control de este proceso de la explotación de las riquezas de nuestro subcontinente. Es importante proyectarnos a futuro”, concluye.

También puedes leer:

Los siguientes pasos para nacionalizar el litio en el país

Litio y reformas ¿Motor de desarrollo para México?