Ya van más de dos años de la guerra por el dominio de las telecomunicaciones mexicanas. 

En una esquina está Telmex/Telcel y Dish México, en la otra, todos los demás.

Iusacell, Tv Azteca y Televisa, junto a Telefónica Movistar, Sky, y otras televisoras han unido fuerzas contra las gigantes de Carlos Slim –Dish México tiene un acuerdo de colaboración con Telmex para cobrar sus servicios en las facturas de teléfono–. 

Esta vez, se subió al ring la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable (Canitec) junto a Telefonía para propinarle a Telmex/Telcel unos cuantos golpes mediáticos.

En los últimos días, ambas organizaciones han publicado desplegados en los periódicos de mayor circulación del país, acusando a las empresas del hombre más rico del mundo de no cumplir la resolución de preponderancia emitida el 4 de abril por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

“El duopolio, en telecomunicaciones quiere crecer sin invertir, y en TV teme competir”, ha respondido Telmex en simples desplegados contra Televisa y TvAzteca.

Esta semana, la Canitec publicó dos desplegados contra Telmex y Telcel.

En el primero, asegura que las empresas de Slim han invertido menos que el resto de la industria en el sector de telecomunicaciones. 

El segundo es un recordatorio a Telmex de la razón por la cual no puede ofrecer televisión.