Al menos dos de las empresas que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) llegó a vincular con el exministro Eduardo Medina Mora Icaza, señalado por presuntas operaciones financieras anómalas, establecieron nexos con el gobierno del panista Francisco Ramírez Acuña en Jalisco, revelan registros oficiales.

La información que ha trascendido señala que la UIF congeló transitoriamente las cuentas bancarias del exministro y de otras 10 personas físicas y morales, como parte de la investigación que emprendió luego de detectarle al exjuzgador supuestos movimientos financieros irregulares.


Dos de esas firmas indagadas por presuntas actividades ilícitas recibieron pagos del gobierno de Ramírez Acuña en Jalisco durante su sexenio (2001-2006), en los años previos a su designación como titular de la Secretaría de Gobernación en el mandato de Felipe Calderón Hinojosa

Se trata en primer lugar de la empresa Security Tracking Devices, cuya propiedad se atribuye a José Susumo Azano Matsura, un empresario mexicano-japonés conocido por haberle suministrado sistemas de espionaje a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) durante el gobierno de Calderón Hinojosa, lo que documentó Aristegui Noticias.

El propio Azano Matsura se encuentra entre las personas físicas cuyas cuentas bancarias fueron congeladas por la UIF, como parte de la investigación que inició contra el exministro Medina Mora Icaza.

Registros obtenidos de la Secretaría de la Hacienda Pública de Jalisco indican que la firma Security Tracking Devices de Azano Matsura obtuvo 20 pagos del gobierno de Ramírez Acuña entre el 17 de diciembre de 2003 y el 2 de noviembre de 2004, por una suma total de 4 millones 642 mil 173.56 pesos.

La empresa Security Tracking Devices es identificada como un proveedor de equipos y programas de espionaje, pero los servicios que le habría prestado al gobierno de Ramírez Acuña en Jalisco quedaron formalmente registrados como pertenecientes al ámbito de las telecomunicaciones, bajo conceptos como los siguientes.

“Adquisición de equipo de computación y electrónica (software de enrutamiento y administración de llamadas voip), servidor de aplicación host del call manager, dispositivo FXS/FXO” y “equipo de telefonía y telecomunicaciones (instalación de equipo de radio enlace digital)”.

También por otros como “prestación e instalación de 49 enlaces en la frecuencia libre de telecomunicación correspondiente al periodo de seis meses” y “servicio de mantenimiento a software del sistema de telefonía IP call manager a Sipbox de la marca Net Sapiens”.

Sin embargo, hubo otra empresa que la UIF también vinculó con el exministro Medina Mora Icaza y su familia, la cual también estuvo en interacción con el gobierno de Ramírez Acuña en su sexenio: Consultores en Informática y Computación.

A esta empresa el gobierno de Ramírez Acuña le dio 179 mil 969.56 pesos el 6 de abril de 2001, bajo el siguiente concepto: “pago de devolución de impuesto del Depto. de Ingresos diversos según oficio No. dj/102/01 pago indebido por actualización”, según el Sistema Integral de Información Financiera del Gobierno de Jalisco (folio de transparencia 07602219).

Servicios fantasma contratados por Ramírez Acuña

Los pagos que el gobierno de Ramírez Acuña emitió a favor de la empresa de espionaje Security Tracking Devices, en los años 2003 y 2004, superaron los 4.6 millones de pesos y se autorizaron sin que se hubiera celebrado formalmente un contrato con esa compañía, de acuerdo con registros obtenidos vía transparencia (folio 07602119).

Es decir, según la Secretaría de Administración del Gobierno de Jalisco, no existe en sus archivos ningún contrato establecido en esos años con la firma Security Tracking Devices de Azano Matsura, por lo que los montos millonarios que se le pagaron le fueron transferidos sin generar un respaldo documental de tipo contractual.

Esto fue informado por la Secretaría de Administración del Gobierno del Estado con base en la información que está disponible en su Dirección General de Abastecimientos: “le comunico que la empresa denominada Security Tracking Devices, estuvo inscrita (en el Registro Único de Proveedores y Contratistas) dentro del periodo que hace referencia (2000-2019), con la cual no se celebró contrato alguno”.


Los pagos que la administración de Francisco Ramírez realizó a Security Tracking Devices fueron transferidos sin que se generara ningún contrato, ya que no existen los documentos

Durante los años 2003 y 2004, en los que Ramírez Acuña era el gobernador de Jalisco, Medina Mora se desempeñaba en el ámbito federal como Director General del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen). Luego, a partir de diciembre de 2006, ambos fueron parte del mismo gabinete federal.

También puedes leer: Espionaje sin controles

La red del exministro

La lista de personas físicas y morales cuyas cuentas bancarias fueron bloqueadas por la UIF como parte de la indagatoria que emprendió en contra del exministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Eduardo Medina-Mora Icaza, fue publicada originalmente por el periodista Mario Maldonado, en su columna de El Universal.

El 10 de octubre pasado, Maldonado dio a conocer que la Unidad le había solicitado el 3 de octubre a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) que congelara las cuentas de 11 personas físicas y morales en total: la del propio exministro, las de sus hermanos José Medina-Mora Icaza y Juan Pablo Medina-Mora Icaza, además de la de José Susumo Azano Matsura.

El congelamiento también se dirigió contra las compañías Compusoluciones y Asociados; Consultores en Informática y Computación; Inmobiliaria Compusoluciones; Capital de GDL; La Red Corporativo; Security Tracking Devices; y Vision Holdings México.

Luego de que el mismo 3 de octubre renunciara a su cargo MedinaMora Icaza, el 5 de octubre la Unidad le solicitó a la CNBV que liberara todas las cuentas citadas, aunque se determinó mantener bloqueados a la firma Security Tracking Devices y a su propietario José Susumo Azano Matsura.

También puedes leer: Cercanos a Medina Mora, en la mira de la UIF