(El examen) es certero,pero no te puede marcarel comportamiento hacia el futuro de un policía si tú no tienes las evaluaciones hechas y la carrera policial no está bien establecida. Para poder tener policías profesionales y confiables necesita caminar bien toda la institución” 

María Elena Morera,

Presidenta de Causa Común

https://youtu.be/TipRSj8nAZ0

La mitad de los policías en México incumple con la certificación de control de confianza, afirmó María Elena Morera, presidenta de la organización Causa en Común.

“Hay estados entre los no aprobados y los no reevaluados, que también están fuera de la norma, rebasan el 50 por ciento de los policías. Quiere decir, podemos tener certeza, de que la mitad de los policías tienen pasados sus controles de confianza y la mitad no”, afirmó la especialista en temas de seguridad.

La certificación policiaca de control de confianza tiene que ser renovada y los policías no lo han hecho.

El hecho de que hayan pasado una vez una certificación no garantiza que el elemento no pueda adquirir vínculos con la delincuencia organizada.

“El examen de control de confianza es sólo una fotografía del momento. Si está bien hecho el examen lo que te da es una visión del estado de salud, el estado psicológico, el estado socioeconómico de la persona; y el polígrafo, que te da la fotografía del momento, si el policía podría tener nexos con el crimen o los tiene”.

Ejemplificó la importancia de la aplicación de estos exámenes con el caso del mando policiaco de Veracruz, Marcos Conde Hernández, quien está acusado de la desaparición y asesinato de cinco jóvenes en Tierra Blanca. Este mando carecía de evaluación de control de confianza.
María Elena Morera consideró que se tienen que certificar, además de los mandos y policías, las instituciones.

“(El examen) es certero, pero no te puede marcar el comportamiento hacia el futuro de un policía si tú no tienes las evaluaciones hechas y la carrera policial no está bien establecida. Para poder tener policías profesionales y confiables necesita caminar bien toda la institución”, afirmó.

“El examen de control de confianza por sí mismo de ninguna manera es suficiente. El basar todo en el examen de control de confianza sin ver el contexto general de cada uno de los estados, nos lleva a tener problemas tan graves como los que tuvimos en Veracruz, precisamente. Por un lado estaban bien en formación inicial, iban adelantando en carrera policial. No salen tan mal evaluados, pero tener en promedio a uno de cada tres policías reprobados en funciones nos llevó a la tragedia de Tierra Blanca, donde el mando era el que mataba a la gente”, aseguró.

La certificación institucional garantizaría que un policía con buena formación, una vez que egrese de su capacitación ingrese en un centro de trabajo confiable . De otra forma sería como aventar “buenas manzanas” con la fruta podrida.

“Estamos certificando a los policías, y poniéndolos como aprobados, aprobados con restricciones o reprobados, pero no estamos certificando a las instituciones. Por un lado, podemos pensar que los policías están certificados, pero ¿la institución es confiable para el policía?”, cuestionó María Elena Morera.

La activista aseguró que falta revisar el modelo de examinación, para darle mayor énfasis a los exámenes psicológico y socioeconómico, este último consideró que es el más débil.

“El dinero no lo puedes ocultar, generalmente. El examen socioeconómico, por ejemplo, en Estados Unidos, puede durar alrededor de seis, ocho meses. Te investigan cuentas bancarias tuyas y de familiares. Te investigan cómo vives, cuántos coches tienes, con qué recursos vives, tus tarjetas de crédito. Hacen una investigación real.

“Si estás en una institución de seguridad y de justicia y de repente saltas ese piso, de repente con compras muy grandes en tarjetas de crédito, en propiedades o en inversiones, inmediatamente el sistema salta e investiga. No es que te hagan exámenes cada dos o tres años, una vez que pasaste el inicial puede ser que nunca te vuelvan a hacer uno, pero si algo les salta y aparece el ‘botón rojo’ inmediatamente te citan y ya sabes que algo grave está sucediendo”, refirió la especialista.

Detalló que en México esta parte del examen se limita al conteo de enchufes, electrodomésticos y la ubicación de la vivienda, lo cual es insuficiente.

María Elena Morera criticó que en las instituciones, con la llegada de nuevas administraciones, no se tomen en cuenta aquellos programas que dieron resultado y todo empiece de nuevo desde cero.

“Imagínate que cada director nuevo que entre a una empresa quite todo lo que hay, con su gente, e invente programas nuevos para la empresa. Pues, la tronaría. Por eso es que nuestros gobiernos están tronando”.

Este desgaste institucional a quien termina beneficiando es a las empresas de seguridad privada, que además de obtener al personal calificado que sale de instancias oficiales consigue más clientes debido a la inseguridad.

“Invertimos y malgastamos un montón de dinero que al final se va a la basura en muchos sentidos. A mucha gente que preparaste, y le pasa también al Gobierno federal, ya una vez preparada la desechas. ¿Y a dónde se va esa gente? A las instituciones de seguridad privada. ¿Y a quién le conviene más en el país que el país tenga problemas de seguridad y de justicia? A las empresas de seguridad privada”, expuso.

Cuestionó que el Gobierno federal anterior le haya dado tanta importancia a la prueba de control de confianza y haya dejado en el olvido otros aspectos de evaluación que también son importantes.

“Yo no sé por qué el gobierno decidió solamente, en el sexenio pasado, darle énfasis sólo al control de confianza, cuando son tres exámenes distintos los que los policías por ley deben de presentar, que es el de control de confianza, habilidades y destrezas y el de desempeño. Estos tres exámenes sí nos podrían dar luz de cómo están realmente los policías dentro de las instituciones de seguridad pública y las instituciones de justicia”, expresó Morera.