El 11 de noviembre las puertas del Ayuntamiento de Jamapa, uno de los 2012 municipios de Veracruz, se cerraron. Esa mañana, la noticia que se temía sobre el paradero de la alcaldesa Florisel Ríos Delfín se confirmó.


Hemos recibido la lamentable noticia del homicidio de la alcaldesa del municipio de Jamapa. Por acuerdo de la Mesa de Construcción de la Paz hemos solicitado a la Fiscalía General del Estado acelerar las investigaciones en torno a este hecho para dar con los responsables

Cuitláhuac García

Gobernador de Veracruz

La presidenta municipal fue privada de su libertad el lunes 09 de noviembre cuando un grupo de hombres llegó hasta su domicilio entre las 8:00 a.m. y 9:00 a.m., de acuerdo con medios locales.

Dos días después, las autoridades informaron que el cuerpo de la presidenta municipal fue encontrado al costado de un camino de terracería en el municipio de Medellín de Bravo.

Ríos Delfín fue la abanderada de la coalición PAN-PRD para contender por el cargo y desde 2017 estaba al frente de las labores políticas en Jamapa.

Tras el anuncio de su homicidio, el síndico Julio César Sosa Villalvazo informó a las 10:00 a.m. que todos los servicios en el Ayuntamiento se suspenderían.

Días antes, la alcaldesa aseguró que temía por su vida y por la de sus hijos y denunció que el gobierno estatal le había retirado los elementos de la policía que la custodiaban poniendo en riesgo su integridad

En lo que va de la actual administración, nueve alcaldes en México han sido asesinados, en promedio un edil cada 78 días. Por entidad, Oaxaca reporta el mayor número de incidentes, le sigue Michoacán y en tercer lugar se encuentra Veracruz.

Violencia imparable

En diciembre de 2018, el cuerpo de Olga Gabriela Kobel Lara, alcaldesa de Juárez, Coahuila, fue localizado en una finca a unos 100 metros del río Sabinas, según información difundida por la Fiscalía General del Estado (FGE).

Durante 2019, la ola de agresiones y asesinatos en contra de los ediles se disparó. Tras su toma de posesión el 1 de enero, Alejandro Aparicio Santiago, alcalde de Tlaxiaco, Oaxaca, sufrió un atentado con arma de fuego. El morenista fue trasladado al hospital, donde falleció por la gravedad de sus heridas.

En abril de ese mismo año, la Fiscalía General del Estado de Michoacán notificó del asesinato de David Eduardo Otlica Avilés, alcalde de Nahuatzen, luego de que fuera privado de su libertad afuera de su domicilio.

Un día después del anuncio, se dio a conocer que Maricela Vallejo Orea, alcaldesa de Mixtla de Altamirano, Veracruz, fue ejecutada en compañía de su esposo y su chófer mientras viajaban.

En agosto, la violencia volvió a acechar a los ediles en el país. A mediados del mes, la alcaldesa de San José Estancia Grande Oaxaca, Carmela Parral Santos, fue encontrada sin vida.

A finales de octubre del año pasado, el alcalde de Valle de Chalco, Francisco Tenorio, sufrió un atentado que lo dejó en un estado crítico. Días más tarde fue declarado con muerte cerebral y sus familiares decidieron desconectarlo y donar sus órganos.

A poco de que concluyera el año, Arturo García Velásquez, presidente municipal de San Felipe Jalapa de Díaz, Oaxaca, fue ejecutado con un arma de fuego en medio de un festival navideño frente a su esposa e hijos.

En septiembre de 2020, Carlos Ignacio Beltrán Bencomo, presidente municipal de Temósachic, Chihuahua, fue asesinado por un comando armado.

Municipios dependen de la Federación

Los ayuntamientos dependen en gran medida del dinero que la Federación les distribuye para hacer frente a sus problemas de inseguridad.

Es por ello, que una de las grandes dificultades por los que atravesarán los municipios será la falta de recursos federales para el siguiente año.

Datos reunidos por el Inegi revelan que los ingresos de los gobiernos municipales dependieron en un 72 por ciento, en promedio, de participaciones y aportaciones federales durante 2019.

El resto, lo generaron mediante cobro de impuestos, derechos, productos y aprovechamientos, entre otras figuras.

Las localidades que más se financiaron con dinero externo fueron las de Chiapas, ya que 92 de cada 100 pesos que utilizaron para sus funciones tuvieron su origen en el presupuesto federal

En segundo lugar se encuentran los municipios de Tabasco con un 89 por ciento de dependencia al recurso que les provee la Federación, le siguen los de Oaxaca con 88 por ciento, los de Tlaxcala con 87 por ciento y los de Tamaulipas con 84 por ciento.

En contraste, los ayuntamientos que generan más ingresos propios son los de Quintana Roo, pues solo dependen en un 43 por ciento de recursos federales, le siguen los de Querétaro con 46 por ciento, Chihuahua con 59 por ciento, Jalisco y Baja California con 63 por ciento.

Leonel Fernández opina que la falta de recursos generados de manera independiente por parte de los gobiernos municipales impacta de manera directa en la inversión que hacen en la seguridad pública.


Son dos primeros pasos paralelos. El primero tiene que ver con la recaudación fiscal a nivel local que es un tema del que poco se habla pero es un tema urgente. Mientras los municipios no sean capaces de recaudar sus propios impuestos va a ser imposible que fortalezcamos a las policías, ese es un paso que debemos dar y va a ser necesario

Leonel Fernández

Investigador del ONC

El experto concluye que si no se aumenta la capacidad de obtener ingresos por cuenta propia de los municipios, las policías de este nivel de gobierno seguirán arrastrando carencias como falta de salarios competitivos para los elementos, de capacitación y de infraestructura entre otros rubros.

Fernández destaca la labor de corporaciones municipales como el caso de Nezahualcóyotl (Edomex), Escobedo y Guadalupe (Nuevo León), Morelia (Michoacán) y Chihuahua (Chihuahua).

“La dinámica municipal en México es diversa como sus municipios, hay muchos que están en la absoluta indefensión como el caso de la alcaldesa (de Jamapa) que asesinaron. Prácticamente están a merced del mejor postor y el mejor postor puede ser el gobierno estatal o cualquier grupo de la delincuencia organizada”, manifiesta.

También puedes leer:Municipios y alcaldes en la mira del crimen