En el 2020, año en el que empezó la pandemia de COVID-19, la mayor apuesta de la Ciudad de México en temas de seguridad vial se vio rebasada: las Fotocívicas.

En el transcurso de ese año, el método de educación vial y de sanción ante infracciones de tránsito en el sistema de las Fotocívicas se detuvo por la contingencia sanitaria a pesar de que 2020 fue un año en el que los accidentes y muertes por percances viales aumentaron.


Especialistas consideran que esta situación se debe a que las Fotocívicas no se lograron adaptar a la contingencia sanitaria por el nuevo coronavirus y el mecanismo se vio rebasado y fue inservible

Cabe recordar que en abril de 2019, las Fotocívicas entraron en vigor como la apuesta de la nueva administración —que asumió el gobierno en 2018— para sustituir las sanciones económicas a infractores por medidas de educación vial y trabajo comunitario.

En ese entonces, las autoridades informaron que se buscaba educar a la ciudadanía y modificar su comportamiento en lugar de monetizar la seguridad vial de los capitalinos.

Aumento de muertes

Según el Reporte Trimestral de Hechos de Tránsito de Octubre-Diciembre de 2020 de la Secretaría de Movilidad (Semovi), en ese año Fotocívicas se incrementaron las muertes por accidentes viales.

Los datos contenidos en el informe señalan que de enero a diciembre del 2020 (año en que inició la pandemia de COVID-19) la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la capital registró 615 fallecimientos en percances vehiculares, mientras que en el 2019 fueron 603.

El incremento de 1.99 por ciento de víctimas en 2020 se dio aún cuando en meses como abril y mayo se registró una reducción de tránsito vehicular por el confinamiento y la suspensión de actividades no esenciales derivada de la contingencia sanitaria.

Además, en 2020 el informe indica que se registraron 15 mil 435 percances viales cuya mayoría, el 60 por ciento, tuvieron lugar en vías de acceso controlado en donde se infringe el reglamento de tránsito por rebasar los límites de velocidad.

Sin castigo en pandemia

A pesar de que en el 2020 aumentaron las muertes por accidentes viales y la mayor parte de los percances totales son atribuibles a cometer violaciones al reglamento de tránsito, las medidas sancionatorias fueron suspendidas por las autoridades.

Según la respuesta a la solicitud de información folio 0116000065421, hecha a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, en 2020 fueron 2 mil 211 personas las que realizaron trabajo comunitario derivado de la acumulación de multas de tránsito y como medida de sanción por infringir el reglamento vehicular local.

No obstante, dicha cifra de personas solo corresponde a los meses de enero, febrero y marzo del 2020.

En los 12 meses restantes, según los datos proporcionados, no se realizó ni un solo trabajo comunitario.

La misma respuesta detalla que la situación se debió a que la contingencia impidió que se sancionara a los ciudadanos que cometieron infracciones y ameritaron el trabajo comunitario.

Es importante resaltar que según las cifras de accidentes de los reportes trimestrales de hechos de tránsito, en el mismo periodo en el que no hubo trabajos comunitarios se registraron 11 mil 006 percances viales.

Lo anterior significa que mientras las sanciones a infractores fueron suspendidas, ocurrieron el 71 por ciento de los hechos de tránsito cuya mayoría es atribuible a violaciones como rebasar el límite de velocidad.

Fotocívicas, Estrategia fallida

El aumento de muertes por accidentes de tránsito, así como la suspensión de los trabajos comunitarios del sistema de Fotocívicas durante la pandemia, revelan que la estrategia para mejorar la seguridad vial a nivel local falló, dice Ezequiel Palacios, especialista en seguridad vial independiente.

“Como lo vimos en las cifras durante la pandemia, los incidentes eran muy comunes en términos de alta velocidad y cruces inseguros. No había agentes de tránsito apoyando. Es comprensible que fue difícil, pero no hubo una estrategia alternativa para proteger a los usuarios vulnerables de la vía”, explica.

En este sentido, menciona Palacios, a las Fotocívicas les hizo falta un plan B para que durante la pandemia continuaran las sanciones a conductores imprudentes y no existiera una percepción de impunidad.

Ante esta situación, considera que las Fotocívicas no han cumplido con su principal función de educar a la población y cambiar las conductas de las personas que infringen el reglamento de tránsito.


“El comportamiento de muchos conductores no ha cambiado y las Fotocívicas no están aportando a ese cambio necesario, no han sido útiles para bajar los índices de muertes”

Ezequiel Palacios

Especialista en seguridad vial independiente

La respuesta ante la crisis

En este 2021, las autoridades promovieron reformas al Código Penal con la intención de endurecer las penas por atropellar peatones o ciclistas.

Las reformas hechas a la ley estipulan que en caso de que el conductor arrolle a alguien en estado de ebriedad o por ir viendo el teléfono celular, las sanciones serán hasta 3 veces más.

Así es como las autoridades buscan en este año solucionar la crisis de seguridad vial que enfrenta la capital.

También puedes leer: Seguridad vial en la CDMX, sin solución integral