En el 2010 la cifra se duplicó y llegó a los 162 millones 881 mil 343 dólares. La hora de cobrar favores llegó 

https://www.youtube.com/watch?v=_6N_TlkF-Aw

Carlos Slim quiere sostener con la ayuda de los partidos de izquierda todo el poder que logró con los de derecha.

Con la derecha logró un emporio, y con la izquierda lo ha mantenido, y ampliado, a través de contratos millonarios para casi todas las empresas de su grupo.  

Por ello, quien ha sido mucho tiempo el hombre más rico del mundo gracias a sus conexiones políticas  –que empezaron a ser públicas desde que se benefició con la privatización de Telmex– ahora le urge boicotear las leyes secundarias en materia de telecomunicaciones, y poder mantener su imperio.

Para lograrlo está echando mano de sus relaciones con la izquierda en este país, con quien ha hecho muchos negocios mientras la segunda fuerza política ha gobernado el DF, la entidad con mayor presupuesto de México. 

Pero la íntima relación que la izquierda han tejido con Carlos Slim, los ha llevado a una encrucijada. 

Las leyes secundarias en materia de telecomunicaciones serán su prueba de fuego.

Es tiempo en el que los partidos con los que ha cooperado, deberán mostrar su verdadero rostro y los intereses que protegen: Slim o los ciudadanos.

Y es que la relación comercial entre los principales líderes de izquierda con el polémico empresario, son añejas. 

De acuerdo a fuentes perredistas, para Slim es la hora de empezar a cobrar favores, ayudas y los clásicos apoyos económicos electorales que ha dado al partido que por casi 20 años ha gobernado la Capital mexicana.  

Así, el PRD ha sido el principal opositor a las leyes secundarias de telecomunicaciones, recientemente propuestas por el Ejecutivo. 

El pasado fin de semana  su Consejo General logró consolidar un frente opositor a esta iniciativa, porque considera que vulnera lo que se logró con la reforma constitucional.

Van contra Televisa 

Entre los principales argumentos contra las leyes secundarias está el que se privilegia al duopolio televisivo, principalmente a la empresa Televisa, con la que Slim mantiene una cruenta lucha desde hace años.

Televisa ha querido entrar al sector de la telefonía al mismo tiempo que Slim busca un canal de televisión. De este enfrentamiento quedó huella en los foros realizados por el Senado, en donde los respectivos representantes de las empresas en pugna protagonizaron un primer agarrón.

Los legisladores de izquierda aseguran que están cortando las facultades que se dieron al Instituto Federal de Telecomunicaciones.

En las críticas de los legisladores del PRD nunca se menciona el papel que juega el empresario de origen libanés en el sector de telecomunicaciones. 

El PRD, además del frente opositor, ha pedido que se estudie con calma el proyecto legislativo.

Incluso, promovió que se haga un periodo extraordinario exclusivo para este tema, ya que la agenda que se fijó en el Senado para dictaminar la iniciativa, se prevé que a más tardar el 25 de abril esté subiendo al pleno para ser votada.

Los perredistas y legisladores de otros partidos de izquierda están presionando para evitar una aprobación “Fast track” y ganar tiempo para negociar en lo que evidentemente parece a favor de Slim.

Una de las principales opositoras a este proyecto es la diputada perredista Purificación Carpinteyro. 

Además de ser la más conocedora del sector, pues estuvo en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en el sexenio de Felipe Calderón, es quien más insistentemente acusa al actual gobierno de querer beneficiar a Televisa.

Al igual que en el discurso de otros de sus compañeros de partido, en sus argumentos jamás aparece el nombre Slim. 

Obviamente el gobierno y su partido harán todo para evitar llevar esa agenda.

Mientras que el PRI, aliado al ala maderista de Acción Nacional, busca que el proyecto enviado por el presidente Enrique Peña Nieto sea avalado de acuerdo al calendario ya fijado.

Las cartas están sobre la mesa.

Izquierda y Slim:  ‘Toma y Daca’

En todas estas administraciones Slim ha podido construir, operar y prestar muchos servicios 

“La iniciativa es muy dura con Teléfonos de México, con Telmex, y es muy suave con Televisa. Hay un trato discriminatorio en este renglón. Es una iniciativa anticonstitucional y será rechazada”.

No son las palabras de un directivo de América Móvil defendiendo al corporativo de su jefe Carlos Slim. Esto lo dijo el Senador perredista Luis Sánchez en rueda de prensa cuando dieron el posicionamiento oficial sobre las leyes secundarias de Telecomunicaciones.

Y fue más allá: “A Telmex se le determinó como un agente preponderante en todo, absolutamente en todo, y a las televisoras no se les trató igual”.

Esta también fue una reacción cuando a principios de abril la empresa de Slim, América Móvil, fue declarada preponderante en telecomunicaciones al controlar un 61 por ciento –de acuerdo a datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones- del sector.

Los últimos gobiernos del Distrito Federal tienen algo en común: todos han dado jugosos contratos a Carlos Slim y los últimos cuatro, más un interinato, han sido perredistas. 

La participación de las empresas de Slim en el DF ahora recibe correspondencia de la izquierda que han tenido que ver en los contratos. Practican el “toma y daca”, y los amigos se apoyan. 

Desde Andrés Manuel López Obrador, a la fecha, el empresario ha gozado de buen trato para sus empresas.

En todas esas administraciones Slim ha podido construir, operar y prestar una amplia gama de servicios en la Ciudad.

Con López Obrador, Grupo Carso restauró el Centro Histórico, instaló cámaras de videovigilancia, remodeló la Plaza Mariana de la Basílica de Guadalupe. 

Con Marcelo Ebrard, Slim participó directamente en la construcción de la Línea 12 del Metro, hoy parcialmente suspendida por presuntas irregularidades en su construcción.

En esta administración fue que Carlos Slim fortaleció sus lazos con la izquierda perredista. Y fue además cuando obtuvo contratos de todo tipo. 

Siendo jefe de Seguridad Pública del Distrito Federal, Manuel Mondragón y Kalb recibió un financiamiento para arrendar mil automóviles y mil motocicletas para realizar los trabajos de patrullaje en la ciudad capital. 

La polémica se desató porque el contrato se le otorgó a Grupo Inbursa, propiedad de Slim, con una serie de ventajas que molestaron a las otras empresas competidoras.

Para ese entonces el empresario ya había logrado vender al Gobierno del Distrito Federal los sistemas y equipos de los centros de control, comando e inteligencia, el operativo C4 para colocar videocámaras a lo largo y ancho de la capital mexicana.

Reporte Indigo publicó que mediante el contrato SSP/621/2008 en la administración de Ebrard se pagaron 459 millones 431 mil 429 dólares por el dispositivo de seguridad. 

Esto fue para el suministro, instalación, puesta en marcha y pruebas de operación del sistema multidisciplinario con sensores para los centros de control, comando, comunicación, cómputo, inteligencia, información e integración SMSC4i4 Ciudad Segura. 

Por estos servicios el gobierno del Distrito Federal pagó en 2008, 40 millones 172 mil 166 dólares.

Para el siguiente año el monto subió a 86 millones 83 mil 213 dólares. 

En el 2010 la cifra se duplicó con respecto al año anterior y llegó a los 162 millones 881 mil 343 dólares. El último año del que se tuvo registro fue el 2011 y el pago  total fue de 170 millones 294 mil 704 dólares.

De acuerdo a las fuentes consultadas en este momento, la hora de cobrar  favores llegó. 

Los liderazgos perredistas tienen ahora que hacer su trabajo para poder evitar que las leyes secundarias le quiten los beneficios de los que las empresas de Slim siempre han gozado, y que se han consolidado de la mano con los gobiernos de izquierda en el DF.

Uno de los favoritos

Las empresas de Carlos Slim se volvieron favoritas durante los gobiernos perredistas, las siguientes son cantidades pagadas  por algunos de los contratos más significativos otorgados por licitación o por adjudicación directa.

> 2008
40.1 mdd

> 2009
86.9 mdd

> 2010
162.9 mdd

> 2011
170.3 mdd

Presencia en La Ciudad

Contratos otorgados por los gobiernos de izquierda en el DF a Carlos Slim desde Andrés Manuel López Obrador al frente de la jefatura de Gobierno del Distrito Federal.

Andrés Manuel López Obrador
> Centro Histórico
> Cámaras de videovigilancia
> Plaza Mariana de la Basílica de Guadalupe

Marcelo Ebrard
> Línea 12 del Metro
> Financiamiento para arrendar mil automóviles y mil motocicletas
> Sistemas y equipos de los centros de control para videocámaras
> Operativo C4 para colocar videocámaras

Un primer intento

En enero del 2011 el PRD ya había hecho un primer intento para beneficiar a su mecenas y socio de muchos contratos, Carlos Slim. 

Con el presunto objetivo de impulsar la convergencia tecnológica en el país, a nombre de la bancada del sol azteca presentaron una iniciativa para ayudar a Teléfonos de México.

Fue el entonces senador, Carlos Sotelo, quien promovió una iniciativa para que las compañías pudieran ofrecer todos los servicios disponibles en su base tecnológica y permitir la libre entrada a la inversión extrajera.

Aunque muchas de las partes de esta iniciativa fueron aprobadas, en la reforma constitucional se pusieron topes para evitar que la empresa de Slim siguiera manteniendo la fuerza que hasta ahora tiene.

Sin embargo, en esa ocasión Sotelo no escondió su verdadero objetivo.

“Específicamente esta reforma beneficiaría a Telmex, al permitirle el acceso a los servicios de televisión restringida”, declaró el legislador al portal de noticias de CNN. 

Además presumió que con esto la empresa podría ofrecer el servicio de televisión restringida y proporcionar al mismo tiempo servicios Triple Play (telefonía, internet y televisión).

Sin embargo no los ha podido ofrecer pues el gobierno no modificó la concesión de la telefónica porque no cumplía con las restricciones en materia de pago de interconexión de sus redes a otras empresas de telefonía.

Y es que este es el meollo del asunto. Pues si se le reducen los cobros en este sentido a Telmex, Slim dejaría de percibir cantidades millonarias.

En la iniciativa se establecía que para poder dar los servicios tendrían que cumplir una serie de requisitos que en términos reales, solo podría cumplir una empresa con el soporte financiero que tiene América Móvil o Grupo Carso.

Se les solicitaba que detallaran las especificaciones técnicas del proyecto, los programas y compromiso de inversión, de cobertura y la calidad de los servicios que deseaba prestar. Además de que tenían que entregar un informe detallado del plan de negocios.

Reporte Indigo ha dado cuenta de los negocios que Carlos Slim ha recibido de los gobiernos perredistas del Distrito Federal. 

Comandante Carlos Slim

Big Slim brother

Slim-Mondragón: la sociedad perfecta