Los reportes diarios de desaparecidos disminuyeron durante la primera etapa de la pandemia de COVID-19.

Según el informe “La Crisis de Salud Pública Generada por el COVID-19 y el Comportamiento de Reportes de Desaparición en la Ciudad de México”, publicado en abril de 2021 por la Comisión de Búsqueda de Personas local, las llamadas para denunciar desapariciones disminuyeron 3 por ciento en marzo y abril de 2021.

El informe compara los reportes hechos del 1 al 10 de marzo de 2020 con los que se hicieron entre el 11 de marzo y el 8 de abril del mismo año.

Según el documento, los periodos analizados son los correspondientes a los primeros 70 días del 2020 y a los 28 días posteriores al inicio de las medidas para evitar contagios de COVID-19, cuya emergencia fue declarada por la Secretaría de Salud del Gobierno de México el 23 de marzo del año pasado.

La información detalla que del 1 de enero al 10 de marzo de 2020, Locatel recibió en promedio 83.1 reportes de personas mayores de 18 años desaparecidas.

Mientras que del 11 de marzo al 8 de abril, el promedio de reportes recibidos por Locatel por la no localización de mayores de edad fue de 80.8, un 2.7 por ciento menor al índice del 1 de enero al 10 de marzo.

A su vez, explica el documento, los reportes de niños, niñas y adolescentes desaparecidos disminuyeron 3.9 por ciento: del 1 al 10 de enero de 2020 hubo en promedio al día 15.2 llamadas a Locatel, mientras que en los 28 días posteriores, 14.6.

En consecuencia, menciona la Comisión de Búsqueda de Personas de la capital, no existe evidencia de que la pandemia por el nuevo coronavirus haya empeorado la crisis de desaparecidos.

“No existe evidencia de que haya aumentado el reporte de desapariciones de mujeres y niñas, niños y adolescentes en el marco de las medidas de Sana Distancia”, concluye el órgano.

También puedes leer: Continúa la deuda en fosas clandestinas y desaparecidos