Nadie habló de la participación de grupos anarquistas o de la posibilidad de que crezca una guerrilla por la llegada del PRI al gobierno federal

Las manifestaciones violentas del primero de diciembre entraron al trámite burocrático al que condena la Cámara de Diputados la mayor parte de los temas políticos en México.

Los partidos de izquierda exigieron información sobre quién de los jefes policiacos dio la orden de actuar con balas de goma y detener a propios y extraños. 

El PAN y el PRI coincidieron en que es lamentable que los acontecimientos se hayan dado entre actos de vandalismo cuando lo que se requiere es diálogo y acuerdos.

Fue de los primeros puntos a tratar en la sesión de ayer en la Cámara de Diputados. Sin embargo no se llegó a nada. Simplemente cuando la Mesa Directiva tenga información se le hará llegar a los diputados.

Del Partido del Trabajo habló Manuel Huerta Ladrón de Guevara. Acusó a los dos principales canales de televisión de instrumentar en contra de los manifestantes una campaña de desprestigio.

“A través del uso y abuso de los medios de comunicación para permear un ambiente social de violencia en el que sólo una de las partes en el conflicto expone su visión o punto de vista”, dijo.

El legislador aseguró que hasta ahora, por las declaraciones de los detenidos y otras pruebas, se tiene en prisión a inocentes.

“La muestra de la fuerza dirigida para inhibir la participación en grupos sociales de oposición. Si partimos de la buena fe de las declaraciones de los detenidos y sus familiares, se procesa a ciudadanos que no corresponden a quienes realizaron actos vandálicos en la periferia de San Lázaro y en el Centro Histórico”, dijo.

Luisa María Alcalde Luján coincidió con su colega panista en que se detuvo a personas que no participaron en los actos de violencia. Insistió en que hubo personas de la tercera edad que están siendo culpados de algo que no hicieron.

“A los policías les lanzaron de todo, aquellos que absolutamente nada tenían que ver con la población que se manifestaba pacíficamente, pero la policía respondió parejo, comenzaron las agresiones, usaron su armamento para embestir a provocadores y pacifistas indistintamente. No les importó si eran o no responsables de alterar la paz social; empezó todo un día de persecuciones, de golpes por igual y al por mayor.

“Ahí están los videos que muestran una y otra vez cómo a quienes aprehendían eran a los que se separaban de sus grupos, a jóvenes que cargaban libros y agua en sus mochilas. Sin duda había agresores, pero ante la incapacidad policiaca por controlarlos, decidieron detener a quien cayera”, ironizó.

Roberto López Suárez del PRD exigió una investigación sobre la participación de algunos grupos vestidos de civil, con el rostro cubierto y los guantes en la mano derecha.

“Ahora se transformaron en negros porque es la nueva versión de los Halcones. Peculiarmente la Policía Federal en todo momento estuvo en coordinación con ellos, antes y después de los disturbios”, detalló.

Juan Jesús Aquino, del Partido Acción Nacional, aseguró que su partido condena los hechos violentos que dañaron el patrimonio de la Ciudad de México por lo que exige a las autoridades correspondientes investigar y aplicar todo el peso de la ley a los responsables.

El priista Arnoldo Ochoa dijo que en el tricolor rechazan la violencia como mecanismo de imposición.

“Llamamos a todas las fuerzas políticas a unirnos en ese rechazo a la violencia y a privilegiar los instrumentos de la política para que este Congreso asuma el papel determinante que le corresponde junto con los otros dos Poderes de la Unión, en la recuperación de la paz y la tranquilidad que la sociedad reclama”, dijo.

Nadie habló de la participación de grupos anarquistas o de la posibilidad de que crezca en las zonas urbanas una guerilla por la llegada del PRI al gobierno federal.

Solo se concretaron, unos a defender a los detenidos, y otros a condenar la violencia.

El Presidente de la mesa directiva, José González Morfín, no hizo posicionamiento a nombre de la Cámara, simplemente avisó que cuando exista más información se le dará a los diputados.

“La información que llegue la mesa directiva, a la Presidencia, la haremos pública en el momento que la tengamos. No tengo algo que pueda hacer público en este momento, pero ofrezco que lo que llegue se hará del comocimiento de todos los diputados”.