Siete diputados del Congreso de la Ciudad de México con baja productividad, pasaron sin pena ni gloria por la primera legislatura del órgano.

Los representantes populares que se irán por el término de periodo legislativo y tuvieron un bajo rendimiento son Alfredo Pérez Paredes, Rigoberto Salgado, Pablo Montes de Oca, Paula Andrea Castillo, Miguel Ángel Álvarez Melo, Guillermo Lerdo de Tejada Servitje y Sandra Esther Vaca Cortés.

En conjunto, apenas promovieron el 3 por ciento del total de las leyes aprobadas de 2018 a 2021.

Igualmente, dichos diputados solo impulsaron entre una y cuatro iniciativas concretadas en legislación, mientras que hubo congresistas que colaboraron en hasta 30 propuestas ratificadas.

Sin embargo, en su gestión como diputados han recibido una dieta mensual de 52 mil pesos, remuneración muy superior al promedio que perciben los mexicanos.

Datos del año 2020 del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) sobre la ocupación de la población del país, revelan que solo el cinco por ciento de los habitantes económicamente activos de México recibe un sueldo mensual superior a los 18 mil pesos.

Los siete legisladores referidos no obtuvieron la reelección y, a partir del próximo 1 de septiembre, dejarán de ser representantes populares de la Ciudad de México debido a que tomará protesta la segunda legislatura del Congreso local.

Las iniciativas

Los 66 diputados que integran el primer Congreso de la ciudad presentaron un total de 518 iniciativas de ley que se convirtieron en dictámenes y fueron aprobados por el Pleno en el periodo del 1 de septiembre de 2018 al 25 de mayo de 2021, fecha de actualización más reciente de la información disponible en el Portal de Obligaciones de Transparencia del Legislativo capitalino.

518

dictámenes se presentaron y fueron aprobados en el primer Congreso capitalino

Lo anterior, indica que cada uno, en promedio, presentó 7.8 iniciativas en el lapso mencionado.

Sin embargo, siete diputados no alcanzaron esa cantidad e, incluso, hay uno que apenas impulsó una iniciativa efectiva.

Además de que su trabajo en la legislatura estuvo por debajo del rendimiento promedio, no obtuvieron la reelección para la segunda legislatura del Congreso

El primer caso es del morenista Alfredo Pérez Paredes quien, en casi tres años de trabajo, solo presentó cuatro iniciativas que se convirtieron en ley o reforma a la Constitución de la Ciudad de México.

Posteriormente, está el exdelegado de Tláhuac y miembro de la bancada de Morena en el Congreso, Rigoberto Salgado, quien apenas registra tres iniciativas que se dictaminaron y fueron aprobadas.

En tercer lugar está el integrante de la bancada del Partido Acción Nacional (PAN), Pablo Montes de Oca del Olmo, quien al igual que su homólogo morenista, apenas impulsó tres iniciativas ratificadas.

A su vez, en cuarto lugar entre los diputados menos productivos y que no seguirán en el Legislativo, se encuentra el exintegrante de la bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y quien terminará su periodo como diputado sin partido, Guillermo Lerdo de Tejada Servitje, también con tres.

Le sigue Miguel Ángel Álvarez Melo, de la Asociación Parlamentaria de Encuentro Social quien en más dos años propuso dos iniciativas aprobadas.

Mientras que en quinto lugar está la diputada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Paula Andrea Castillo, con el mismo número que Álvarez Melo de propuestas aprobadas.

Por último, está la priista Sandra Esther Vaca Cortés, quien en todo su periodo como legisladora solo presentó una iniciativa aprobada por el pleno del Congreso de la Ciudad de México.

78

iniciativas presentaron en promedio los 66 legidsladores capitalinos

El caso de Vaca Cortés destaca porque en el mes de junio pasado se dictó una orden de aprehensión en su contra por su participación en el delito de trata de personas.

La información dada a conocer por la Fiscalía General de Justicia (FGJ) menciona que la legisladora participó en una red de prostitución junto con el otrora líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre; actualmente ambos se encuentran prófugos.

Los diputados más productivos

En contraste con los siete diputados que presentaron 18 iniciativas efectivas durante el periodo de octubre de 2018 a mayo de 2021, hay quienes hasta presentaron más de 30 propuestas de reforma o de ley que fueron aprobadas en el mismo lapso.

Los datos consultados señalan que el legislador que más impulsó iniciativas en el primer Congreso fue el aun vicecoordinador de Morena, José Luis Rodríguez Díaz de León, con 31.

Posteriormente, con 25 propuestas aprobadas, se encuentra su compañera de Morena, María Guadalupe Aguilar Solache.

En tercer lugar, está la diputada del Partido del Trabajo (PT) Leonor Gómez Otegui, quien registra el mismo número de leyes y reformas impulsadas que Aguilar Solache.

Después está Nazario Norberto Sánchez, de Morena, quien acumula un total de 18 leyes o modificaciones constitucionales propuestas. A Nazario Norberto le sigue su compañera de partido, María Guadalupe Morales Rubio, con 16.

En contraste con los diputados que metieron pocas iniciativas de ley, hay quienes presentaron hasta más de 30 propuestas de reforma y algunas fueron aprobadas en este tiempo

Por otra parte, está Teresa Ramos Arreola, quien llegó por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) al Legislativo pero después fue independiente y en su lapso como diputada impulsó 15 iniciativas que se volvieron ley.

Por último, está Leticia Estrada, quien creó 15 iniciativas que se convirtieron en leyes o reformas.

En total, los siete diputados más productivos promovieron 145 legislaciones o modificaciones.

Lo anterior, indica que colaboraron en el 27 por ciento de las leyes dictaminadas y aprobadas durante la primera legislatura del Congreso de la ciudad.

Mientras que sus compañeros mencionados que no repetirán y dejarán el cargo, apenas 3 por ciento.

También puedes leer:Diputados plurinominales de CDMX, sin votos y con curul