La Ecovía aún no arranca funciones, pero los delineadores viales que trazan el carril de este ambicioso proyecto ya muestran desprendimientos y daños visibles.

Las piezas proveídas al Gobierno del Estado por la empresa Semáforos de México (SEMEX) sirven para impedir la invasión de los carriles del transporte público, los cuales pueden interrumpir la libre circulación de los autobuses.

Apenas la semana pasada, el gobernador Rodrigo Medina realizó un recorrido para inspeccionar el avance de este sistema BRT (Bus Rapid Transit) que conectará a los municipios de Monterrey, San Nicolás y Guadalupe.

El mandatario visitó la estación “Laredo”, ubicada sobre la avenida Lincoln, en la colonia Mitras Norte, acompañado por el secretario de Desarrollo Sustentable, Fernando Gutiérrez, y el titular de Obras Públicas, Luis Gerardo Marroquín.

Pero precisamente en este tramo que los funcionarios inspeccionaron, se aprecian delineadores deteriorados, desprendidos o con los pernos sujetadores retorcidos.

En un recorrido se pudo constatar que estos daños fueron ocasionados por las lluvias recientes, vehículos particulares y los autobuses de las rutas urbanas que todavía atraviesan el trazo de la obra.

En la avenida Ruiz Cortines, que conecta a los tres municipios metropolitanos donde operará la Ecovía, también se aprecian piezas en malas condiciones.

Para los 32 kilómetros de longitud que comprende el proyecto vial se necesitan unos 50 mil delineadores que marcan el carril exclusivo de esta obra.

Durante la visita de supervisión realizada la semana pasada, Fernando Gutiérrez anunció que en total sacarán de circulación 47 rutas urbanas que funcionan en las avenidas Ruiz Cortines y Lincoln, que atraviesan por el carril de la Ecovía.

La noticia la dio el funcionario estatal luego de que la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, anunció que el Estado debía verificar el plan de reestructuración de las rutas.

La licitación para suministrar los delineadores fue publicada por la Secretaría de Obras Públicas en julio de 2012, sin embargo, en agosto del mismo año se modificaron las especificaciones para proveer estas piezas.

Finalmente, el Gobierno del Estado asignó el contrato a SEMEX.