"Pareciera que a quien se le favoreció tuvo en algún momento una vinculación muy estrecha con el gobierno municipal (…) los priistas están haciendo lo que les da la gana"

Augusto Valencia

coordinador regidores MC


En la sesión no estuvieron presentes los regidores del PAN ni de MC, por compromisos ajenos a la labor que realizan dentro de la comisión 

https://www.youtube.com/watch?v=KstxSglrTxU&list=UUCCjc1piE1mIrhcE3ejENeA

La polémica en la rehabilitación del área de pediatría del Hospital General de Zapopan, mejor conocido como el Hospitalito, continúa ahora con la aprobación de la empresa constructora que llevará a cabo la nueva obra.

El pasado lunes 21 de julio se llevó a cabo la Comisión de Asignación de Contratos de Obra Pública del Municipio de Zapopan, en donde de forma unánime los miembros votaron en paquete los concursos que el presidente de la comisión propuso.

Dicha sesión fue presidida por Alejandro Betancourt Ruelas, coordinador de gabinete y quien en ese momento suplía al presidente de dicha comisión; también estuvieron presentes José Carmelo Muñoz Fernández, director general de Obras Públicas, quien fungía como secretario; las regidoras priistas Andrea Márquez Villareal, Laura Haro Ramírez y Laura Valeria Guzmán Vázquez, así como el regidor por el Partido Verde Ecologista de México, Héctor Hernández González.

Cabe destacar que en la sesión no estuvieron presentes los regidores del Partido Acción Nacional y de Movimiento Ciudadano, por compromisos ajenos a la labor que realizan dentro de la comisión.

Después de revisar propuestas para los concursos de obra pública entrantes, los miembros de la comisión, aburridos y ocupados en sus celulares, levantaron la mano para aprobar lo que Betancourt Ruelas presentaba: “la (propuesta) de Deincokwi nos parece la más económica”.

La obra de “trabajos de acabados en las áreas de cirugía, observación, cocina y comedor, imageneología, laboratorio, almacén, casa de gases, depósitos de basura, site y encamados hombres, construcción de casa de máquinas, (así) como trabajos de instalaciones eléctricas, hidrosanitarias, gases y especiales del Hospital General de Zapopan”, fueron aprobadas para la empresa Deincokwi S.A. de C.V. por un monto de 38 millones 148 mil 100 pesos.

Sin embargo la contratación de esta constructora genera cuestionamientos, en específico por las personas que la representan, debido a que en su momento fueron funcionarios públicos del Municipio en las áreas de construcción.

“Pareciera que a quien se le favoreció tuvo en algún momento una vinculación muy estrecha con el gobierno municipal y con estas inconsistencias; no se nos presenta información, los priistas están haciendo lo que les da la gana”, señaló Augusto Valencia López, coordinador de regidores por Movimiento Ciudadano en Zapopan.

El representante legal de Deincokwi es el arquitecto José Gabriel Gallo González, exdirector de Obras Públicas de Zapopan durante la gestión de Arturo Zamora Jiménez (2003-2006), con un sueldo superior a los 30 mil pesos mensuales.

Actualmente Gallo González se encuentra en el portal del Municipio como “director responsable vigente”, también conocido como perito. De igual forma, Deincokwi forma parte del padrón de contratistas actualizado a junio de este año.

También se presenta a Deinco S.A. de C.V. como una empresa de la construcción cuyo director general es Gabriel Gallo. Dicha empresa tuvo adjudicaciones directas durante el 2006, una de ellas es la “imagen urbana en centros y colonias de Zapopan, electrificación Mesa Colorada Poniente”, que puede constatarse en los registros de la entonces Secretaría de Desarrollo Urbano de Jalisco.

En abril del 2013, Reporte Indigo publicó que Gabriel Gallo González tenía una relación cercana con Jesús Gallegos Álvarez, el abatido secretario de Turismo del Gobierno de Jalisco que desarrolló varios proyectos en el municipio zapopano en la época en que Gallo González era director de obra.  

“Creo que hoy, en esta administración, el que dirige el pandero en términos de obra es el director de construcción del Municipio. Han encontrado a regidores aliados para hacer sus adjudicaciones directas y los empresarios de la construcción que mandan sus representantes no dicen absolutamente nada”, comentó Valencia López.

La asignación de obra concedida a Deincokwi S.A. de C.V. se realizó por medio de un concurso de licitación pública en donde se propusieron tres empresas y solo dos presentaron proyecto.

“Son los mismos representantes de los empresarios de la construcción los que andan, prácticamente, de paleros del gobierno, y es lastimoso. 

“No se hace ni siquiera respetar, en estos órganos colegiados de decisión y teniendo la oportunidad de presionar el buen trabajo, para que entreguen información con los regidores que estamos dentro de la Comisión de Asignación de Obra Pública y que no nos prestamos a los chantajes del gobierno. Estos empresarios y sus representantes han decidido llevársela suave y mantener estos esquemas”, sentenció el regidor por MC.

Cabe destacar que en la comisión también estuvieron presentes representantes de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción y del Colegio de Ingenieros Civiles del Estado de Jalisco, quienes se prestan a la corrupción en obra pública, según lo señalado por Augusto Valencia.

A partir de ahora el Ayuntamiento de Zapopan tendrá un plazo para elaborar los contratos correspondientes y que se entregue un anticipo a la empresa Deincokwi, así como fijar los plazos para la conclusión de las obras, por lo que ya no hay marcha atrás ante los señalamientos de favoritismo con la constructora ganadora de la convocatoria.

“Ya nada va a tener que hacer la Comisión de Asignación de Obra Pública, porque cuando hemos querido intervenir para la supervisión de la ejecución de los contratos, nos niegan información.

“(…) bajo esa lógica de complicidades es muy difícil, es muy difícil ordenar esta problemática porque hoy contratan a esta empresa, pero no va a haber garantía de que será una obra bien hecha y que se cumpla el tiempo”, dijo Valencia ante la experiencia vivida en Zapopan con la empresa Argamuro, que duró más de dos años con la construcción del Hospitalito, que concluyó en un derrumbe.

Omisiones del alcalde

El pasado 5 de octubre del 2013, en el Hospital General de Zapopan se suscitó un derrumbe en el área de pediatría. En el espacio se realizaban trabajos de obra a cargo de la empresa Argamuro S.A. de C.V., misma que hoy es señalada por el siniestro que dejó cuatro lesionados.

Ante el desastre, el Ayuntamiento de Zapopan decidió sancionar a la empresa con un monto de 6 millones de pesos, además de los daños por el derrumbe, mismos que ya fueron pagados, según señaló el 2 de julio el alcalde Héctor Robles Peiro, pero la oposición dice lo contrario.

El regidor Augusto Valencia López solicitó a la Tesorería información correspondiente al pago de Argamuro por los montos antes señalados, a lo que la dependencia negó tener información al respecto, evidenciando al presidente municipal en su complicidad con las omisiones de la constructora.

“En la Comisión de Asignación de Obra Pública solicitamos desde mayo que se le requiriera a la Sindicatura el estado que guardaba este expediente, y han estado con un silencio sepulcral, o sea, no ha habido ninguna notificación, ya van dos oficios que se giran por parte de la comisión a la sindicatura (…) y no hay absolutamente nada de información”, denunció Augusto Valencia.

El regidor señaló que se le preguntó al Hospitalito si habían recibido el monto de la multa en sus cuentas, y ahí también negaron tener información.

“El alcalde aquí lo tiene que explicar. El 2 de julio salió a decir que ya Argamuro había pagado y resulta que no hay información sobre el pago, eso me parece un asunto grave”, manifestó Valencia López.

Así como el regidor naranja ha expresado las inconsistencias, también interpuso un juicio de responsabilidad contra el presidente municipal ante la Comisión de Responsabilidades del Congreso local, mismo que fue desechado.

“Los diputados del PAN no giraron ni un solo oficio para poder verificar que el contrato que se había firmado con la empresa era totalmente ilegal (…) y los diputados no le quisieron entrar, simplemente le limpiaron el expediente al alcalde priista”, sentenció el regidor por Movimiento Ciudadano.