Cuatro personas, al parecer migrantes, murieron y otras 16 resultaron heridas en un accidente de tráfico en el sur de México en el que se vieron implicados dos pequeños camiones, informó el domingo la fiscalía del estado de Chiapas.

El accidente tuvo lugar pasada la medianoche del sábado en el municipio de San Juan Chamula, una zona montañosa de los Altos de Chiapas, que es una de las rutas de tráfico de migrantes hacia Estados Unidos.

Según el informe de la fiscalía, los cuatro fallecidos eran hombres, de los que no indicó nacionalidad. Los 16 heridos fueron trasladados a hospitales de la zona.

Nueve personas eran de Honduras , cuatro de Guatemala, una nicaragüense y otra ecuatoriana. Una persona más ingresó al hospital en calidad de desconocido.

La fiscalía no indicó si los migrantes viajaban en uno solo de los vehículos accidentados o en los dos. Tampoco aclaró si alguna persona pudo darse a la fuga. Solo informó que se inició una investigación por homicidio culposo. Los fallecidos fueron trasladados a San Cristóbal de las Casas, la ciudad más grande de esa zona.

Los traficantes de migrantes pueden trasladar pequeños grupos o a veces hasta 20 o 30 personas hacinadas en este tipo de vehículos que son los más utilizados para mover a los migrantes por las estrechas carreteras de montaña. Algunos siguen en ellos en todo el trayecto hasta la frontera con Estados Unidos y otros son transportados parte del camino en grandes trailers.

Puedes leer: Migrantes de Haití se aglomeran en la Catedral de Ciudad Juárez para ser registrados

Uno de esos grandes camiones protagonizó el pasado mes de diciembre el accidente de migrantes más grave de la historia reciente, ya que el trailer con más de 150 personas a bordo —en su mayoría guatemaltecos— volcó en otra carretera de Chiapas, cerca de la capital Tuxtla Gutiérrez, dejando 56 muertos, 46 que perdieron la vida en el lugar y el resto en los hospitales.

Chiapas, estado fronterizo con Guatemala, es una de las principales rutas de entrada de migrantes que quieren llegar a Estados Unidos y para ello los traficantes los transportan por todas las vías posibles: en grandes trailers, en pequeñas furgonetas, en camiones de todo tipo camuflados a veces como vehículos oficiales, en taxis e incluso en falsas ambulancias o hasta en motocicleta.