En el principal sitio arqueológico del país, Chichén Itzá, la corrupción y el uso indebido de los monumentos históricos es una práctica de todos los días.

No solo se desvía dinero a través de la venta de boletos reciclados, también, con conocimiento del director del lugar, Marco Antonio Santos Ramírez, y en colusión con algunos guías de turistas, se venden “paquetes especiales” por montos de 5 mil pesos o más, los cuales permiten pasar a los visitantes como personal de investigación para así poder realizar actividades que normalmente están prohibidas al público en general, como subir a las pirámides o incluso entrar a algunos de sus cuartos.

A través del Colectivo Nacional de Guías de Turismo y la Unión de Guías de Turismo Acreditados de la República A.C., diversos trabajadores de la zona arqueológica de Chichén Itzá denunciaron la situación.

“En Chichén Itzá existe una situación de corrupción y fraude en el boletaje. Pero ahora se está llegando a un nivel mucho mayor con la venta de paquetes de hasta 5 mil pesos que entran por la puerta de atrás.


Por esa cantidad se les permite a quienes adquieren estas entradas tener acceso a espacios que normalmente son confinados por razones de preservación del patrimonio cultural, como por ejemplo: subir a la pirámide de Kukulkán o incluso entrar a la misma. También sucede con el Observatorio y otros sitios que están confinados para el turismo

Andrés Morgan Medina

Coordinador del Colectivo Nacional de Guías de Turismo y presidente de la Unión de Guías de Turismo Acreditados de la República A.C.

“En este caso entran fuera de las horas de visita y a lugares que están prohibidos. Se arreglan directamente con el director y algunos guías”, acusa Andrés Morgan Medina, coordinador del Colectivo y presidente de la Unión de Guías de Turismo.

De acuerdo con cifras oficiales de la Secretaría de Turismo, entre enero y octubre de este año, ingresaron a la zona arqueológica de Chichén Itzá, ubicada en el estado de Yucatán, 672 mil 633 personas, lo que la convierte en el sitio turístico más popular y concurrido de la República

Sin embargo, las cifras podrían ser mucho mayores debido a la venta de boletos reciclados y de “paquetes especiales” que se adquieren por fuera y de manera ilegal a través de las autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) encargadas del lugar en colusión con algunos guías, y las cuales no son registradas de manera oficial.

Confusión en la taquilla de Chichén Itzá

“El americano dice que ya pagó. Que le cobraron 5 mil pesos para entrar a las 10 de la noche. Que son investigadores. Que lo vio con el director y el guía Abel Adonahí Padilla”, explica el empleado de la entrada a Chichén Itzá a su gerente en un audio que fue entregado a Reporte Índigo y que prueba la venta de los “paquetes especiales” ilegales que se hacen en la zona.

“Pues no sé de qué se trate. Esos son los negocios turbios que se hacen aquí. Yo prefiero no meterme. Dile que si quiere entrar ahorita tiene que pagar su boleto de 406 pesos como todos”, responde el supervisor.

El americano, quien en el audio dice llamarse Bran, reclama el cobro extra, ante lo que el supervisor le responde que si le entrega el ticket del paquete de los 5 mil pesos puede pasar.

“No me dieron ticket, fue un arreglo aparte y no te puede decir con quién”, responde el extranjero.

Denuncias ignoradas

El coordinador del Colectivo Nacional de Guías de Turismo y presidente de la Unión de Guías de Turismo Acreditados de la República A.C, asegura que la corrupción en las zonas arqueológicas no es exclusiva de Chichén Itzá.

“Quienes realmente permiten esto son los funcionarios del INAH. Y así es en todas las zonas arqueológicas. Son los custodios, el director de la zona e incluso hasta el área administrativa de la misma”.

Sobre estas problemáticas, el también guía de turistas, dice que han denunciado tanto ante las autoridades locales como federales.


No solo se desvía dinero con la venta de boletos reciclados, también, con conocimiento del director del lugar, y en colusión con algunos guías, se venden entradas por montos de hasta 5 mil pesos para acceder a zonas prohibidas del sitio

“Ya lo hemos denunciado. Yo conozco que esto sucede desde hace 10 años, pero es muy complicado probarlo. De todas estas situaciones tiene conocimiento la jefa del área Jurídica del Instituto Nacional de Antropología e Historia por lo menos desde el 2015.

“Pero ahora con esto estamos dando las bases para que se atienda el problema del fraude en todos estos sitios y no solo queden en medidas que son ociosas y que no sirven de nada”.

Andrés Morgan señala que la cuarta transformación debería poner especial atención a este tema que representa pérdidas millonarias para el sector turístico, el cual es fundamental para el país; y hace énfasis en el compromiso que hizo el gobierno en materia de combate a la corrupción.

“Estamos en el gobierno de la cuarta transformación que se supone que es un gobierno que va contra la corrupción, al menos eso dice el presidente Andrés Manuel López Obrador, y tal vez esté cumpliendo en el área de los hidrocarburos, pero en lo que corresponde a lo que sucede en el turismo y con los guías ni se ha metido”.

También puedes leer: Reabre sus puertas la zona arqueológica de Chichén Itzá