En apenas unos años, la firma Construcciones Industriales Tapia (CITapia) pasó de verse involucrada en la trama de corrupción de Odebrecht y Emilio Lozoya, a ser una de las contratistas de las que depende que la refinería Olmeca de Dos Bocas, uno de los megaproyectos insignia del sexenio, sea construida en el plazo fijado.

En la denuncia interpuesta en 2020 por el exdirector de Petróleos Mexicanos, cuando fue testigo colaborador de la Fiscalía General de la República, aparece el nombre de Fabiola Tapia Vargas, fallecida en 2014, como una de las testigos que presenciaron la triangulación de recursos entre la oficina de Lozoya Austin y los legisladores sobornados para aprobar la reforma energética de 2013.

Fabiola Tapia, hermana y colaboradora de Juan Carlos Tapia Vargas, tuvo un papel importante en esta triangulación pues, de acuerdo con el director de Pemex, era el personal a su cargo el que le llevaba el dinero para los sobornos a José Velasco Herrera, su jefe de ayudantes en Pemex y quien también ya falleció.

Como parte de las investigaciones por el caso Odebrecht, Juan Carlos Tapia rindió declaración ante la FGR en diciembre de 2018, en donde negó haber realizado operaciones ilegales con Emilio Lozoya, a quien dijo haber conocido hasta febrero de 2015 para discutir algunos contratos entre Pemex y CITapia firmados con anterioridad.

Sin embargo, sí reconoció que su empresa fue subcontratada por Odebrecht para trabajos en la refinería Miguel Hidalgo en Tula. Aunque también insistió que, de los dos contratos firmados en 2016, uno por 296 millones 782 mil pesos, solo se ejercieron obras por 27 millones y la firma brasileña les adeudó seis millones más tras concluir los contratos de manera anticipada.

En 2017, una investigación de la organización Quinto Elemento Lab mostró que, de acuerdo con el exdirector de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses Weyll, fue el exdirector de Pemex quien les recomendó asociarse con CITapia para obtener contratos gubernamentales.

Antes de la denuncia del exfuncionario, la Secretaría de la Función Pública sancionó a CITapia en junio de 2019 por presentar información falsa a Pemex. La inhabilitación por dos años y multa de más de 206 millones de pesos fueron frenadas en diciembre de 2020 por un amparo del Décimo Octavo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa.

En julio de 2019, otra empresa de Juan Carlos Tapia, Mexicana de Recipientes a Presión, formó una sociedad con Constructora Hostotipaquillo (Grupo Hosto) y la estadounidense Kellogg, Brown & Root para recibir el contrato por 78.4 millones de dólares para la construcción del Paquete 6 de la refinería de Dos Bocas.

El pasado mes de marzo, la revista estadounidense Forbes dio a conocer la denuncia interpuesta contra Juan Carlos Tapia por utilizar un consorcio de empresas fachada para obtener contratos en Dos Bocas; explicando que, en 2020, Mexicana de Recipientes a Presión cambió de nombre a Procesos Especializados y Proyectos (Proesa).

También puedes leer: Refinería Dos Bocas estará lista el 2 de julio, afirma AMLO