El Congreso de la Unión dio inicio al segundo periodo del tercer año de la 64 Legislatura, el cual estará marcado por llevase a cabo en medio del momento más álgido de la pandemia por COVID-19 y por las elecciones intermedias más grandes de la historia, en donde se elegirán, entre otros cargos, a los 500 diputados federales, algunos con posibilidad de reelegirse.

En la Cámara baja, los legisladores citaron, por primera vez, a una sesión virtual para declarar instalado el último periodo ordinario, mientras que en el Senado de la República, se retomaron las actividades legislativas de manera presencial, aunque se avanzó en los acuerdos para poder aprobar iniciativas y seguir trabajando a distancia.

Los diferentes grupos parlamentarios ya llevaron a cabo sus reuniones plenarias y definieron su agenda legislativa, pero será Morena junto a sus aliados quienes lleven mano para marcar el rumbo del periodo ordinario nuevamente, en donde intentarán hacer realidad algunas de las iniciativas prioritarias para el presidente Andrés Manuel López Obrador.


La hoja de ruta de los partidos de la 4T es variada, pues contiene asuntos recientes como la iniciativa preferente para reformar la Ley de la Industria Eléctrica enviada a la Cámara baja por el titular del Ejecutivo para ser discutida cuanto antes

También incluye temas muy controvertidos como la regulación del outsourcing, la reforma a la Ley del Banco de México o la iniciativa de extinguir los órganos autónomos como el Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos personas (INAI) o el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), para que sus funciones sean absorbidas por distintas secretarias de Estado.

Una propuesta que además de haber sido muy cuestionada por organizaciones y expertos de la sociedad civil, también ha sido rechazada por actores políticos como la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, o por el presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, Eduardo Ramírez.

Para el partido guinda, sacar adelante estas y otras iniciativas como disminuir el presupuesto público a los partidos políticos o regular las redes sociales, es fundamental ahora, ya que junto con sus aliados: el Partido del Trabajo (PT) y el Verde Ecologista de México (PVEM), aún cuenta con mayoría en ambas Cámaras del Congreso de la Unión -mayoría calificada en San Lázaro-, realidad que tras los comicios del próximo 6 de junio y de cara a una nueva legislatura, podría cambiar para el partido en el poder si la oposición logra hacer realidad su estrategia.

Por ahora, el Partido Acción Nacional (PAN), el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), se unieron para dar la batalla en las urnas y así poder arrebatarle al Movimiento Regeneración Nacional su poderío en la Cámara de Diputados.

Por lo tanto, al dar a conocer sus prioridades legislativas para este último periodo, la alianza Va por México, se centró en atacar problemas en materia de salud como la crisis sanitaria que se vive por la pandemia de SARS-CoV-2, temas medioambientales, la regulación de la cannabis, así como la crisis económica, laboral y de inseguridad

De igual manera, los líderes de los partidos que conforman la coalición opositora al Gobierno federal coincidieron en defender tanto la autonomía como la existencia de los organismos e instituciones autónomas en el país.

Seguridad primero para el Congreso

Para cuidar de la salud de los legisladores, por primera vez en la historia, se declaró de manera virtual la instalación del último periodo ordinario de la presente Legislatura.

Previo a su realización, se desinfectaron todos los inmuebles del recinto parlamentario, se realizó un lavado exhaustivo con cloro de todas las áreas y se instalaron tapetes sanitizantes en los accesos y áreas comunes como elevadores, salas de juntas y Salón del Pleno.

También se aplicó el uso de racks con lámpara de rayos UV para eliminar gérmenes y desinfectar el flujo de aire de inyección, así como filtros para el ingreso de personas que incluyen la toma de temperatura a la entrada de las instalaciones, la entrega de gel antibacterial y la colocación de dispensadores del producto en pasillos y salas del Congreso.

Al concluir los trabajos de la Comisión Permanente, la presidenta del Congreso General, la priista Dulce María Sauri, recalcó la importancia de este último periodo legislativo y lo calificó como histórico.

“Esta Comisión Permanente pone fin a los trabajos del periodo de receso del tercer año de ejercicio de esta Sexagésima Cuarta Legislatura.


Este periodo guarda especial relevancia por el momento histórico en que se desarrolla marcado por la mayor crisis sanitaria provocada por el COVID-19

Dulce María Sauri

Presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados

Continúa leyendo: 

Ley de la Industria Eléctrica y prioridades guinda

Aprueban trabajo a distancia en el Senado