La Comisión de Derechos Humanos (CNDH) se encuentra en Texas, Estados Unidos para visitar los centros de detención de migrantes. Desde ahí recordó al gobierno estadounidense que la unidad familiar es un derecho protegido por el sistema interamericano.

Los visitadores de la CNDH acudieron a McAllen, Houston y Brownsville desde dónde se encuentran gestionando una visita a los centros y realizan actividades de vinculación con organizaciones sociales que defienden a los migrantes.

“Este Organismo Nacional subraya que las acciones de deportación emprendidas por el gobierno estadounidense ponen en riesgo los derechos humanos de las personas migrantes detenidas, principalmente de la niñez y la adolescencia al separarlas de sus familias, procesando a los adultos por haber cruzado la frontera sin documentos para su posterior deportación a sus países de origen”, señaló la CNDH en un comunicado.

El organismo nacional recordó que la unidad familiar es un derecho protegido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por lo que al menos los migrantes deberán de ser escuchados por las autoridades competentes para ejercer su derecho de defensa, así como deberán de tener en todo momento con un traductor y un representante legal desde el momento de su detención.

Entre las actividades de la CNDH en territorio norteamericano se encuentra la visita a albergues de la sociedad civil en Texas para recabar testimonios y escuchar inquietudes. La Comisión también difunde herramientas para que los compatriotas puedan defenderse ante las detenciones arbitrarias.

“Los encuentros con organizaciones de la sociedad civil han tenido como objetivo principal buscar puntos en común para implementar acciones tendentes a salvaguardar los derechos humanos de las familias, así como de la niñez y adolescencia migrantes”, agregó el organismo mexicano.

La CNDH recordó que cerca de 2 mil 300 niños y adolescentes fueron separados de sus padres al intentar ingresar a Estados Unidos, por lo que junto a la Defensoría del Pueblo de Colombia, Defensoría del Pueblo de Ecuador, Procuraduría de los Derechos Humanos de Guatemala y el Comisionado Nacional de Derechos Humanos de Honduras pidieron a la CIDH proteger a los menores migrantes.

“La Comisión Nacional de los Derechos Humanos México continuará su monitoreo y observación permanentes sobre la situación que están viviendo las personas en contexto de migración irregular en los Estados Unidos en virtud de su responsabilidad constitucional en favor de la legalidad y el respeto de la dignidad humana de la comunidad migrante”, concluyó la CNDH en su comunicado.