La Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas descartó que tras el asesinato del reportero Héctor González Antonio, corresponsal de Excelsior y Grupo Imagen, se encuentre la delincuencia organizada y aún cuando se siguen diversas líneas de investigación se estima pudo ser a causa de una riña o robo.

El procurador Irving Mojica Barrios sostuvo que al menos fueron dos las personas las cuales participaron en el homicidio de Héctor, quienes usaron grandes piedras para golpearlo pues piedrecillas quedaron incrustadas en el cuerpo de Héctor.

El número telefónico de Héctor González fue revisado y hacia las 11 de la noche recibió una llamada por lo cual salió de su casa.

El reporte del Servicio Médico Forense dio a concer que Héctor murió entre las 12 de la noche y la una de la mañana del martes, a causa Traumatismo craneoencefálico, toráxico, abdominal al ser golpeado con piedras, en al menos 20 ocasiones.

Cerca del lugar fueron encontradas piedras las cuales tenían rastros hemáticos que correspondían a Héctor y huellas digitales distintas.

El procurador comentó que, por ahora, no se tienen elementos para estimar que se trata de un crimen de la delincuencia organizada.

Las investigaciones realizadas por los agentes de la Procuraduría de Justicia señalan como posibles móviles una riña o el robo.

La madrugada de hoy en otra colonia cercana a donde fue dejado el cuerpo de Héctor fue encontrado abandonado su vehículo.

En el automóvil fue encontrada la camisa que Héctor llevaba esa noche, la cual esta siendo procesada para detectar otras huellas dactilares.