Autoridades federales de Estados Unidos confiscaron en sus aeropuertos lotes no autorizados o clandestinos del tratamiento para COVID-19, remdesivir, que estaban destinados para su distribución en México.

La incautación representó “el último esfuerzo del gobierno mexicano para erradicar la actividad criminal relacionada con la pandemia”, publicó el diario estadounidense The Wall Street Journal.

Se trataba de versiones falsificadas o genéricas de remdesivir, antiviral fabricado por Gilead Sciences Inc. que están arribando a Estados Unidos en avión desde Bangladesh y la India, y siendo contrabandeadas hacia México para pacientes dispuestos a pagar varios dólares por las drogas.

Recientemente, las oficinas de Aduanas y Protección Fronteriza en EE.UU. incautaron más de 100 envíos que refirieron a agentes especiales del Departamento de Seguridad de Homeland para una investigación más exhaustiva.

Según el JSW, los agentes están incorporando pruebas para determinar si los artículos confiscados son falsificados o genéricos, pues estas últimas versiones de remdesivir no tienen licencia de uso ni en Estados Unidos ni en México. Incluso, en la mayoría de los casos, es ilegal comerciar o importar medicamentos sin licencia en ese país norteamericano.

Los medicamentos falsificados, señala el trabajo periodístico, incluyen etiquetas o contenedores fraudulentos; sin embargo, en su interior suelen tener otro medicamento, agua o una solución salina. El mercado de medicamentos bajo receta falsificados asciende a más de 200 billones de dólares anuales.

Tras la publicación del Wall Street Journal, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) destacó su preocupación por la existencia de mercados clandestinos y apuntó que trabaja con sus contrapartes en otros países para proteger a los consumidores de productos de dudosa procedencia. Sin embargo, la Fiscalía General de la República (FGR) se negó a responder a los cuestionamientos del diario.

Por su parte, la empresa Gilead declaró que trabaja con agencias policiales de todo el mundo para enfrentar las amenazas que representan los medicamentos bajo receta clandestinos.


“Advertimos contra el abastecimiento de la medicina de Gilead desde fuera de la cadena de suministro autorizada y regulada, hospitales o farmacias y continuaremos ayudando a las leyes en Estados Unidos tomando acciones apropiadas para proteger a los pacientes”.

A mediados de marzo, la Cofepris emitió la autorización para el uso de emergencia de remdesivir. Incluso, el gobierno de la Ciudad de México ha estado distribuyendo el fármaco en los kits médicos entregados a los pacientes con COVID-19 que se recuperan desde sus casas.

Te puede interesar: AMLO recibe segunda vacuna contra COVID; revela que fue tratado con Remdesivir (VIDEO)