Vive un viaje a través de la resistencia con “Ciudades Invisibles”

Ciudades Invisibles: el viaje es un montaje que aborda temas migratorios y de naturaleza humana. A través de la danza y el teatro, la pieza propone un mensaje de encuentro entre personas y sus desplazamientos físicos y emocionales

Ciudades Invisibles propone un mensaje de encuentro entre personas y sus desplazamientos

Ciudades Invisibles propone un mensaje de encuentro entre personas y sus desplazamientos

Comparte esta nota

Realizar un cambio en la vida significa movimiento, abandonar zonas de confort, pero también cierto miedo al futuro o, al menos, eso representó para el actor y bailarín Roberto Mosqueda, quien junto a la bailarina Paulina del Carmen, impregnó este sentir en la pieza Ciudades Invisibles: el viaje.

Del Carmen y Mosqueda iniciaron el trayecto con esta pieza desde el 2021, pero ahora, para anunciar su debut como la compañía La Pausa Teatro Danza, crearon una nueva versión que se presentará del 1 al 4 de diciembre en el Teatro Benito Juárez.

“Cuando la hicimos pensamos en qué sentíamos, nos queríamos ir, porque no hay trabajo ni oportunidades. Es difícil ser artista independiente. Por ejemplo, yo dejé mi ciudad natal, León, Guanajuato, y me vine a la Ciudad, con todo lo que la migración implica, porque es dejar tu casa, llegar a un lugar donde no te conoce nadie, estar con sentido de alerta, pero también recibir abrazos, golpes y sorpresas”, comparte el actor a Reporte Índigo.

En ese sentido, Mosqueda platica que Ciudades Invisibles: el viaje es una propuesta que habla sobre los desplazamientos humanos (geográficos, mentales, emocionales y espirituales); sobre los cambios que se pueden hacer, de país o de etapa de la vida.

“Todos somos migrantes, dejamos cosas todo el tiempo, relaciones, circunstancias y eso es lo que le da a la obra la posibilidad de ser leída como la travesía de siete personajes exiliados de sus casas o dar una lectura personal”, detalla.

Incluso, el bailarín cree que puede ser contemplada como una obra que habla sobre la  constelación familiar y la resolución de conflictos y dilemas en las diversas etapas de la vida.

En escena, el público podrá contemplar  el encuentro entre una mujer, un exiliado, un joven del barrio, un expatriado, una habitante de sueños complejos y un viajero que busca el perdón. Son perseguidos en la oscuridad y crean lazos al calor de una fogata; cada uno con su historia, origen e incertidumbre en su porvenir, con la única certeza de andar hacia adelante.

“Las personas que creamos esta pieza desarrollamos el mundo de la danza y el teatro, con contextos diferentes, mezclamos esos universos a partir de una metodología teatral, desarrollar a los personajes, que nos contaran su historia para, posteriormente, traducir esas anécdotas en acciones y movimiento”, precisa.

“Terminamos muy orgullosos, estamos emocionados, cansados, pero muy orgullosos de lo que hemos construido”
Roberto MosquedaActor y bailarín

Por lo que, palabra y acción se unirán para dar vida a esta ficción de lugares imaginarios, pero que, sin duda, está inspirada en todas las luchas, internas y externas por las que pasa el ser humano en el transcurso de su vida.

Roberto Mosqueda confiesa que Ciudades Invisibles le cambió por completo su vida, lo enfrentó, pero también obtuvo grandes aprendizajes, tanto fuera como dentro de la escena.

“Llegamos a esta pieza emocionados, con mucho trabajo, orgullo y conmoción porque ha sido un viaje de un año de mucho sentimientos, renuncias, retos, y resistencia. Nos ha cambiado porque nos sentimos como esos viajeros cuando están huyendo por el desierto, atravesando obstáculos.

“Estamos en un proceso de transformación, pues estas experiencias nos han roto y han dado pruebas para saber si de verdad queremos hacer esto; afortunadamente todo ha sido para crecimiento y ha salido bien”, reflexiona.

Ciudades Invisibles: el viaje se llevará a cabo del 1 al 4 de diciembre, jueves y viernes a las 20:00 horas, sábado a las 19:00 y domingo a las 18:00 horas, en el Teatro Benito Juárez

El dato

La pieza fue concebida y desarrollada en 2021, junto al coreógrafo cubano Jairo Cruz, en el marco del Premio Nacional de Danza Guillermo Arriaga. Se estrenó en Bellas Artes con una duración de 25 minutos.

Te puede interesar: El escritor Wilfried N’Sondé reflexiona sobre la migración y la conveniencia política en Franca

Salir de la versión móvil