La Secretaría de Cultura y la de Relaciones Exteriores, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) , confirmó el “rescate” de un importante tesoro maya que se encontraba albergado en Estados Unidos.

De acuerdo con las autoridades culturales se trata de una urna maya, elaborada entre los años 900-1600 d.C., considerada por los especialistas de alto valor histórico y que, desde 1969, se encuentra en el Albion College, en Michigan, Estados Unidos.

La recuperación de este histórico artefacto se produjo después de un acuerdo con el Consulado en Detroit, Michigan, con el que también se hará posible el regreso al país de la pieza.

La recuperación de esta urna maya y reunificación con su pieza gemela representan un acto de gran importancia para México y su patrimonio histórico; además, permite reforzar los vínculos culturales y de amistad, en materia de patrimonio cultural, entre México y EUA, detalló el comunicado del INAH.

Las autoridades del Albion College y del Consulado de México en Detroit firmaron este 13 de abril un acuerdo para repatriar la urna maya a México, al Museo de los Altos, ubicado en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, y mostrarla junto con una urna gemela que se encuentra en exhibición en el recinto.

La ceremonia contó con la participación del director del Albion College, Mathew Johnson; el cónsul de México en Detroit, Fernando González Saiffe; el profesor de Arizona State University, Joel Palka, y el arqueólogo del INAH, Josuhé Lozada, quienes han trabajado conjuntamente en la investigación e iconografía de esta pieza maya; y, de manera virtual, el director general del INAH, Diego Prieto Hernández.

A su vez, las autoridades mexicanas enfatizaron que el acuerdo de restitución de la urna maya es fruto de los esfuerzos en materia de diplomacia y cooperación cultural internacional para la recuperación de bienes culturales.

Puedes leer: Un guerrero maya en las Grandes Ligas

También destacaron que esta pieza, procedente de la localidad arqueológica Laguna Pethá, en Chiapas, tiene un valor intrínsecamente ligado a la historia y al contexto de sus pueblos de origen, cuya restitución es importante para su capital cultural y para el entendimiento y valorización de su pasado y desarrollo.

Finalmente, señalaron que este acto abona al mensaje de sensibilización sobre la importancia de la restitución de bienes culturales a sus lugares de origen.