Los extractos concentrados que se obtienen de las hojas de stevia son hasta 300 veces más dulces que el azúcar

El endulzante artificial –de origen natural– stevia está de moda. Poco a poco le ha ido ganando terreno a la reconocida marca de endulcorante artificial Splenda.

De acuerdo a la BBC, entre el 2008 y el 2012  hubo un aumento del 400 por ciento de los productos que contienen stevia.

La stevia (cuyo nombre comercial es Svetia) proviene de una planta de la familia de las asteráceas. Durante siglos se ha utilizado en países como Brasil para endulzar. 

Esta planta que los guaraníes utilizaban como endulzante y para fines medicinales, “tiene el potencial de ayudar con el control de peso, la salud bucal y la diabetes”, apunta Laura Wyness, científica especializada en nutrición en la British Nutrition Foundation.

La stevia se comercializa desde hace más de 40 años en Japón, pero hace menos de 10 años llegó a Estados Unidos, Europa y América Latina. 

En los últimos cinco años, su auge ha ido en ascenso y parte de su publicidad radica en sus beneficios por ser un endulcorante de origen natural, que no contiene calorías, ni carbohidratos. Además, no aumenta los niveles de azúcar en la sangre.

Pero, aún así,  “eso no significa que no sea increíblemente procesada para el momento en que llega a nuestra comida o bebida… pero eso es lo que todo el mundo está deseando”, dice Stefan Gates, escritor y presentador de televisión británico.

Y Robert Lustig, autor de “La amarga realidad sobre el azúcar”, subraya en la BBC que, pese a la preferencia de los consumidores y de su origen natural, aún “no sabemos los efectos a largo plazo de los edulcorantes como stevia, como por ejemplo si estos compuestos afectan las hormonas que alteran la función cerebral”.

Ya que todavía no se sabe cómo responde el cuerpo ante un azúcar que no llega, “puede ser que engañe al cerebro haciéndole creer que necesita liberar más insulina”, enfatiza Lustig.

Al procesar la stevia, se remojan las hojas secas, se separan y se purifican para extraer el sabor dulce. Margaret Ashwell, quien es consejera científica del Instituto Stevia Global, señala que los extractos concentrados que se obtienen de las hojas secas de stevia, son 300 veces más dulces que el azúcar regular.

Una de las desventajas de los endulzantes artificiales es que proporcionan menos energía al cuerpo. 

Sin embargo, las personas los prefieren,  debido a que tienen un bajo contenido de calorías y grasas, a pesar de que pueden presentarse algunos efectos secundarios desconocidos.

Coca-Cola con stevia

La marca número uno de refrescos de cola en el mundo, Coca-Cola, presentó el mes pasado en Argentina Coca Cola Life, la primera soda endulzada con stevia.

Desde el empaque este producto es revolucionario, ya que rompe –por primera vez– con el tradicional color rojo en las latas y/o etiquetas de esta marca. El empaque es de color verde y lleva el emblema “Life” (vida).

Según Pablo Largacha, vicepresidente de asuntos públicos y comunicaciones para Sudamérica de esta empresa, la edición en color verde hace honor a la planta stevia.

Además es un color sinónimo de vida, como bien señala su mercadotecnia.

Esta bebida es baja en calorías y, por ahora, solo se venderá en Argentina. No se trata de un piloto (como la botella hecha de hielo, lanzada en Colombia), sino de un producto nuevo, para el que la empresa invirtió 100 millones de pesos.

Y no es el único producto de esta compañía  que contiene stevia. En el Reino Unido se lanzó en marzo de este año Sprite con stevia. Coca-Cola Company asegura que esta nueva receta tiene  30 por ciento menos de calorías.

Con este nuevo ingrediente, Coca-Cola pretende dejar atrás la controversia que han generado los productos que contienen edulcorantes artificiales, tales como el aspartame, que está vinculado al cáncer.