Explorando el clásico de Charles Dickens, Cuento de navidad, cuando apenas tenía 12 años de edad, fue como Sergio Tovar Velarde tomó una cámara análoga de Video8 y experimentó con su propia familia para hacer su versión del relato decembrino; el resultado fue Ebenezer Scrooge, en 1995, ahí inició la trayectoria de un cineasta nayarita.

Para rememorar este y otros momentos de su carrera fílmica, desde diciembre Tovar Velarde comenzó a digitalizar y subir sus cortometrajes a YouTube, los cuales se habían estado empolvando durante todos estos años, por ello el realizador se siente orgulloso de compartir 25 años de sus creaciones audiovisuales.


Tovar Velarde se ha destacado por alzar su voz a través de su cinematografía sobre temas LGBT+

“Ahora que se cumplieron 25 años dije ‘tenemos que sacar a la luz estas películas, no importa si son deficientes, si se ven muy caseras, o si la calidad no es la mejor, hay que sacarlas del olvido’”, platica el director con Reporte Índigo.

Cada semana, Tovar Velarde ha estado subiendo estos contenidos a la plataforma de video de Google, que posteriormente también se sumarán a un sitio web que se encuentra en desarrollo; además, habrá charlas explicativas con detrás de cámaras de sus proyectos.

“También acompañamos los cortos con un video de explicación, del contexto en el que se hicieron, con fotografías del rodaje, detrás de cámaras, guión, storyboard, trato de que cada una de las películas en este acervo tengan otros materiales complementarios que dan cuenta de qué fue lo que sucedió con estas producciones”, agrega el realizador.

Tovar Velarde se ha destacado por alzar su voz a través de su cinematografía sobre temas LGBT+, ejemplo de ello es su película independiente Cuatro Lunas, que cuando se estrenó en 2014 no obtuvo apoyos públicos por inclinarse hacia una historia gay; situación distinta que ocurría en el cine internacional, cuando directores como Xavier Dolan, en Canadá, ya estrenaban cintas sin censura con los mismos tópicos.


Cuando empezamos a desarrollar el proyecto Cuatro Lunas, muchas personas nos rechazaron porque no querían tener nada que ver con una película gay, porque no querían asociarse con esos temas, porque era como una región de la humanidad muy sórdida, un rincón de la sociedad que pretendemos ocultar debajo de un tapete

Sergio Tovar Velarde

Cineasta

A siete años de distancia, la marcha gay ya es hasta patrocinada por marcas, existen festivales de cine que son exclusivamente LGBT+, y existe una apertura hacia la no discriminación, esto lo celebra el cineasta, pero también reconoce que sigue existiendo la homofobia en México.

“Celebro que ya el día de hoy sea más cuestionada una persona que es homofóbica que un gay, eso sí me parece que es definitivo, si alguien abiertamente ahora dice ‘odio a los gays’ seguramente va a recibir una crítica inmensa, eso por lo menos en determinados círculos, no perdamos de vista que México es un lugar de altos contrastes. Creo que hay lugares de México donde la gente todavía sufre muchísima homofobia”, agrega.

Esperanza en los fondos públicos

Con el reciente cambio del etiquetado a los incentivos otorgados para hacer películas, que son supervisados por el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) y ahora denominados Fomento al Cine Mexicano (Focine), el artista comenta que es necesario informarse de cómo son ahora estos procedimientos, ya que él mismo duda sobre cómo funcionan los procesos de selección.

“Me gusta pensar que, pudiera ser, en un chispazo de buena fortuna encontremos que estos fondos, como fueron reestructurados, quizá deriven en cosas positivas; ahora lo que sé es que los apoyos se redujeron y las cantidades máximas a aspirar se hicieron menos”, dice Tovar Velarde.

Para el cineasta es vital que se siga produciendo cine, sobre todo porque este deja a perpetuidad el reflejo del contexto histórico que se vive en cada época, en la individualidad de las naciones. Él ejemplifica que, no en balde, existen películas consagradas mexicanas que han dejado testimonio de sus realizadores en el pasado.

“Cuando había opresión, había que hablar de eso porque finalmente tenía que quedar evidencia, yo pienso que nosotros podemos tener una idea de cómo era la vida gay en décadas pasadas, en los años 60, 70, 80, a través del legado que los artistas dejaron como testimonio de esa era, películas como las que hizo Jaime Humberto Hermosillo, libros como El vampiro de la colonia Roma, evidentemente nuestro trabajo como artistas es de alguna forma retratar la sociedad como nosotros la vemos”, explica.

Únete a la celebración de Sergio Tovar Velarde

El cineasta se encuentra publicando sus cortometrajes, de manera gratuita, en su canal de YouTube, donde además hay videos en los que reflexiona sobre cómo logró producir sus creaciones audiovisuales https://www.youtube.com/user/sergiotovarvelarde

Pandemia creativa

Durante los meses más críticos de encierro sanitario, Sergio Tovar Velarde tomó su cámara e improvisó una serie web que le ha dado la vuelta al mundo, el resultado es El fantasma de la lavadora, misma que él protagonizó.

“En marzo del año pasado estaba en casa de mi padre, estaba encerrado con mi pareja, Orlando Manrique, y yo le dije ‘pues pienso que hagamos un proyecto, porque tenemos una cámara, no tenemos equipo, pero podemos grabar el sonido con nuestros celulares y hacemos una serie web’, y logramos hacer cinco episodios y fue una pequeña sorpresa, nadie lo veía venir, ni siquiera nosotros”, explica.

También puedes leer:Crítica Rocketman: cine LGBT+ sobrevalorado que ganará premios