Los niños que padecen diabetes deben alimentarse de manera saludable, al igual que se recomienda con los pequeños que no tienen esta enfermedad que se encuentra entre las primeras causas de muerte en México, de acuerdo a la Federación Mexicana de Diabetes A.C.

Pero llevar una sana alimentación no necesariamente está vinculado a una dieta estricta, sino más bien deben aprender a respetar –con ayuda de padres y maestros– planes de comidas que mantenga los niveles de azúcar en la sangre constantes.

La asociación mencionada revela que 542 mil niños viven con diabetes tipo 1 y 78 mil la desarrollan cada año.

Cuatro de cada 10 pequeños mexicanos tienen diabetes diagnosticada.

Y es que de la misma manera que se le recomienda a los adultos con enfermedades de este tipo, los niños deben realizar actividad física diariamente, alimentarse de forma adecuada y acudir con un médico en caso de ser necesario. Sobre todo porque la diabetes infantil se trata de un conjunto de alteraciones metabólicas que elevan los niveles de glucosa en la sangre.

+347

Millones de personas tienen diabetes en el mundo

Y más si se toma en cuenta que, de acuerdo al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia –UNICEF–, México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil, la cual es uno de los detonantes más frecuentes de la diabetes.

La nutrióloga Maricarmen Oses, señala que una de las claves más importantes de la buena alimentación infantil es el desayuno, pues éste “echa a andar el cuerpo y se queman calorías, es el primer combustible”.

La Federación Mexicana de Diabetes A.C. recomienda que la primera comida del día no contenga grandes cantidades de azúcar y para lograr el equilibrio deberá destacar por fruta, proteínas y pocos carbohidratos.

Alimentos recomendados

>> Ingredientes ricos en ácidos grasos omega-3

>>  Frutas ricas en fibras solubles y hortalizas, así como verduras como pepino, apio, espárragos y espinacas

>  Legumbres, cereales integrales y avena