Seguro la has escuchado alguna vez. La canción que comienza con unos sintetizadores que al ritmo de la batería y un grito animoso parecen introducirnos a una melodía feliz. Se trata de Jump, la canción más famosa de la banda Van Halen que encierra una historia paradójica acerca del suicidio.

Jump ha sido tan trascendental para la cultura popular que recientemente fue utilizada en la película que reúne el mayor número posible de elementos de la cultura pop: Ready Player One de Steven Spielberg.

Además, es utilizada en distintos eventos deportivos. Por ejemplo, suena cada vez que el A.C. Milán marca un gol en San Siro. Mientras que el Olympique de Marseille en Francia también la usa para darle vida a su estadio.

Por esta razón, muchos especialistas consideran que Jump es una canción que suena mucho por la radio, el cine y los deportes como canción de rock casi popero; pero, en realidad habla sobre el suicidio.

LA CREACIÓN

En 1983 Van Halen era conocida como una de las agrupaciones más populares de hard rock. Llevaba poco más de 10 años en la escena pública desde sus orígenes en Pasadena, California. Eddie Van Halen, reconocido por muchos como el cerebro de la banda, llevaba tiempo probando varios instrumentos para el nuevo material.

Un poco cansado por el clásico estilo hard rock de la banda, Eddie experimentó con los sintetizadores; pero más pronto que tarde el resto del grupo descartó sus propuestas con ese instrumento. Una de esas melodías fue el intro de Jump.

La propuesta de los sintetizadores había quedado empolvada por el desdén de la banda a abandonar su estilo hard rock. Pero, para el productor discográfico Ted Templeman habría que aprovechar de alguna manera el concepto de los sintetizadores.

Templeman había escuchado el intro de Eddie Van Halen. Le parecía similar a esos tonos pegajosos y poperos que conquistaban la radio. Y estaba seguro que los sintetizadores serían el hit de la época. No dudó y le pidió al vocalista de la banda, David Lee Roth, escribir la letra de esa canción empolvada.

Lee Roth, sin embargo, ya tenía algo escrito. Eran unas estrofas que el vocalista había sacado de su mente después de un curioso incidente que le revolvió las ideas.

EL SUICIDIO

David Lee Roth veía la televisión. Tumbado en su sofá, el músico dejó a un lado el ritmo presuroso de la banda y se dio un respiro para descansar. Pero, al ver las noticias se percató de un hecho sumamente particular: un sujeto intentaba saltar desde una ventana en un piso bastante alto de un edificio en Los Angeles.

El intento de suicidio era todo un espectáculo. Había policías, bomberos, cámaras de televisión y chismosos. Todos ellos gritaban al hombre que no saltara.

David Lee Roth hubiera deseado estar ahí para gritarle al hombre ¡salta! Para el vocalista de Van Halen, no todos impedirían que un sujeto cualquiera se suicidara. “¿Y si alguien le dijera: ‘¡salta, adelante!’?”, pensó.

Inmediatamente, el músico tomó lápiz y papel para escribir la letra de la canción que seguiría resonando décadas después en el imaginario colectivo. Lejos de fingir tristeza, empatía o hipocresía, David Lee Roth escribió el sencillo de tal manera que expresaba su sentir respecto a ese incidente y la manera de ver la vida. ¡Jump!

Ah, might as well jump Deberías saltar
(Jump)

¡Salta!
Might as well jump Deberías saltar. ¡Salta!


Go ahead an’ jump (jump)

Adelante, salta. ¡Salta!


Go ahead and jump Adelante, salta.

LA RUPTURA

Paradójicamente, la canción más reconocida de Van Halen fue la que propició su ruptura. Cuando se desarrollaba la estructura musical de Jump, Eddie Van Halen volvió a tener un desencuentro con la banda por el uso de los sintetizadores.

Roth insistía en el sonido hard rock de la banda, mientras Eddie continuaba introduciendo los sintetizadores en el sencillo. Aunque al final la idea del segundo prevaleció y fue un éxito total, el grupo ya daba señales de una pronta separación.

Aunque Jump se convirtió en todo un himno, debido a su naturaleza rítmica feliz, es un símbolo de lo contradictorio de la vida así como el último eslabón en la ruptura de la banda Van Halen.

También puedes leer: La historia detrás de Sweet Child O Mine: una relación tóxica de golpes y besos