¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

ELCAVERNíCOLA

Este es el crimen de The Kinks en You really got me; habría sido inspiración para The Who

Carlos Ramírez

En este mes se cumplen 55 años desde que el guitarrista Dave Davies tomó una hoja de afeitar y rasgó el amplificador de su guitarra


Ago 4, 2019
Lectura 4 min
portada post

Autoridades reportaron el crimen que cometió la banda inglesa The Kinks en la canción You really got me. Específicamente, el guitarrista principal de la agrupación, Dave Davies.

Movido por la frustración de no encontrar la satisfacción a su deseo musical, Davies confesó el crimen que llevó a cabo en contra de su amplificador y guitarra.

Se trata de algo que había sido oído lejanamente en Link Wray y sus riffs metálicos. Sin embargo, en este caso, fue un delito planeado por mucho tiempo, de acuerdo con el testimonio de Davies.

EL CRIMEN

En su afán de experimentar con varios instrumentos para hallar nuevos sonidos, Dave Davies tomó una hoja de afeitar y rasgó el amplificador de su guitarra. Al rasgarla, un riff crocante y rasposo salió de la bocina ya herida.

No obstante, parece que este crimen no era algo novedoso. Ya que el propio Dave admitió, también, que trataba de una manera agresiva a su equipo de sonido.

“Buscaba un sonido que representara cómo me sentía. Me frustraban tanto los sonidos de la guitarra que tomé una hoja de afeitar y corté los altavoces”, confesó Davies.

Uno de los testigos, el productor de la banda Shel Talmy, aseguró que Davies solía patear los amplificadores para encontrar un sonido duro y rocoso. Por lo que el rasgar uno de estos altavoces era el resultado de una búsqueda un tanto violenta de hallar el rock.

“Por suerte a Dave le gustaban las guitarras fuertes y tenía un buen amplificador. Pasé mucho tiempo ayudando a buscar sonidos diferentes ya que todo me sonaba metálico”, señaló Talmy.

Con este riff rasposo, Dave Davies compuso el ritmo de You really got me. Lo electrizante del primer acorde y cómo se desenvuelve con la lírica sexual y el ritmo constante de la batería demuestran el crimen de The Kinks.

Mira, nena, no me dejes nunca, siempre quiero estar a tu lado. Nena, realmente me excitas

- You really got me

El solo alocado que se escucha en forma de distorsión, pero a la vez muy rítmico, fue la fruta en el postre de Davies. Cuerdas que van de un lado a otro sobre una base de energía quebrada.

“Cuando conecté la guitarra al amplificador rasgado y la toqué, emitió ese ruido rasposo. Grrr. Pensé, esto es lo que quería”, concluyó Davies.

INSPIRACIÓN PARA THE WHO

Pero fueron las propias autoridades quienes alabaron este crimen musical que se convirtió, muy pronto, en un referente de otras bandas. El propio Talmy declaró que The Who tomó algunos acordes de You really got me para crear una obra similar: I can´t explain.

Lo anterior, fue confirmado por el líder de The Who, Roger Daltrey, quien se mostró contento con el sonido de The Kinks y decidió rendirles homenaje con una canción que toma su riff crocante.

No Merchandising. Editorial Use Only. No Book Cover Usage
Mandatory Credit: Photo by Everett/REX Shutterstock (425686bh)
The Who, John Entwistle, Roger Daltrey, Keith Moon, Pete Townshend, in mod clothing, 1965.
Various

I cant explain fue un guiño para The Kinks. Eran muy peligrosos y tenían algo distinto. Así que era como decirles bien hecho, chicos, veamos si podemos hacer algo así”, dijo Daltrey.

No lo puedo explicar, creo que es amor. Te lo intento decir cuando me siento triste

- I can´t explain

Al igual que Dave Davies en You really got me, Pete Towshend entregó un riff rítmico al sacar más de los 12 compases que se utilizaban, típicamente, en el blues.

Te puede interesar: LINK WRAY; EL ESLABÓN PERDIDO Y DISTORSIONADO DEL ROCK


Notas relacionadas

Ago 16, 2019
Lectura 4 min

Jul 21, 2019
Lectura 5 min

Jul 14, 2019
Lectura 4 min

Comentarios