¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

ELCAVERNíCOLA

Ian Gillan: la voz del trueno detrás de Deep Purple

Indigo Staff

Una voz prodigiosa que marcó la historia del rock: Black Sabbath, Deep Purple, Luciano Pavarotti y hasta Jesucristo Súper Estrella, para Ian Gillan, no fue ningún desafío


Ago 18, 2018
Lectura 7 min
portada post

Hay una voz que sobresalió de los mortales para convertirse en uno de los iconos del hard rock; pasó por Black Sabbath (nada más) y por Deep Purple, además de que en su camino también tocó con quienes integrarían a Sweet; un ego que lo condujo a fuertes peleas, y una exigencia que ha sido clave para marcar el nivel de su música, estamos hablando de Ian Gillan, la “voz del trueno”.

Ian Gillan nació en Middlesex, Inglaterra, el 19 de agosto de 1949. Cuando escuchó por primera vez al Rey, Elvis Presley, descubrió su destino: decidió que tenía que ser cantante. Sus primeros pasos profesionales los dio con Ian Gillan & the javelins, grupo que hacía covers de artistas como Chuck Berry, Little Richard y Sonny Boy Williamson.

Es bien sabido que se requiere un alto nivel de destreza para tocar un instrumento y cantar al mismo tiempo. Bien, pues Gillan, ya presumiendo su habilidad, en los Javelins se encargó de tocar la batería y cantar al mismo tiempo.

Después desfiló brevemente por tres años junto al bajista Roger Glover, en Episode Six. En 1969 el mismísimo Ritchie Blackmore invitó a Gillan a ser la voz de Deep Purple, y poco después él y Glover harían historia junto a Blackmore, Jon Lord e Ian Paice, la mejor alineación de la banda, con la que cosecharon discos imperdibles en la historia del Rock: Deep Purple in Rock, Fireball, Machine Head y Who we think we are.

Deep Purple 1969

Gillan tiene una personalidad muy fuerte; como frontman logra su cometido, anima y consiente a sus seguidores, como hombre, no duda en decir lo que le parece incorrecto, nunca se queda callado y es muy exigente con su trabajo y su voz, por eso sabe que en algún momento tendrá que despedirse de la música.

Tal vez uno de los grandes problemas de Gillan fue su ego, tan grande como su extraordinario talento vocal en los 70, y que causó tantos conflictos con el guitarrista Ritchie Blackmore, ´pues ambos cuentan con un largo historial de dimes y diretes, de agresiones “soft”.

El mismo GIllan ha contado que durante las giras de Deep Purple, lo que más disfrutaba era de los solos de guitarra tan largos que despachaba Blackmore, pero no precisamente por la parte musical… El vocalista aprovechaba para salir del lugar en el que se estuvieran presentando para irse a un bar a echarse unos tragos de alcohol (una de las debilidades de Ian). Eso sí, le pedía al staff que le avisaran cuando Ritchie fuera a terminar, para que él regresase al escenario a continuar con el show.

Cuando sus conciertos fueron en venues más grandes en los que era más complicado salir, Ian se ponía a jugar cartas con el Staff. ¿Qué tan maduramente manejo la situación?

Nuestro joven vocalista prodigio probó el mundo de las drogas pero no se enganchó, él ya estaba enamorado del cigarro y del alcohol, y el acohol de él. Esta adicción le trajo muchos problemas, pues además de presentarse totalmente borracho, en 2004 fue detenido por manejar en estado de ebriedad, tenía en la sangre más del doble de alcohol permitido, por lo que perdió su licencia por medio año.

Child in Time es una de las canciones en las que más se lució Gillan, pues además de hacer la letra, sus característicos gritos le dieron la vuelta al mundo y todos voltearon a verlo, incluido el compositor de Jesucristo Súper Estrella, Andrew Lloyd Weber, quien impresionado por su talento, invitó a Gillan a ser Jesús en el musical, aunque por problemas de agenda no pudo concretar este proyecto, pero sí grabó lo que fue el primer vinilo de la ópera rock.

Por si fuera poco, a Blackmore le fastidiaba el alcoholismo de Gillan. Dos grandes talentos, dos enormes egos, una sola banda: era obvio que no había espacio para los dos, ¿quién había llegado primero? En 1973, y sólo porque un contrato no lo dejaba ir, Gillan se despidió de Deep Purple para emprender un camino en solitario.

Durante su tiempo fuera de Purple, Gillan formó dos bandas: Ian Gillan Band, y Gillan, que vivieron un respiro para después disolverse; Blackmore lo buscó para que fuera vocalista en Rainbow, él se negó, y finalmente, con el pretexto de descansar sus cuerdas vocales, Ian se retiró de la música. Pero no por mucho tiempo.

Deep Sabbath

Gillan fue uno de los varios músicos que pasaron por las filas de Black Sabbath, cuando en 1983 reemplazó al inigualable Ronnie James Dio en la Gira por Europa y Estados Unidos, y para grabar el único disco con esta banda: Born Again.

Participó en la composición de todas las canciones del álbum, aunque Born Again fue un producto que poco dejó satisfechos a Tommy Iommi, Bill Ward y a Geezer Butler.

Tras realizar la gira, Ian Gillan continuó su camino.

Lo irónico de la vida, como siempre, es que a pesar de que “Deep Sabbath” no estuvo contento con Born Again, a la larga se convertiría en un disco de culto, para algunos es el disco más pesado de Sabbath. En alguna ocasión, Ozzy Osbourne afirmó que era el mejor trabajo desde que él salió de la banda.

Ser una de las bandas más importantes en el Rock, a la par de Led Zeppelin y Black Sabbath, traería sus consecuencias tarde que temprano. La vida de rockstar; bebidas, drogas y simplemente el tiempo, hicieron que la voz de Gillan se fuera apagando. Aunque claro, no es el único ni el primero al que le pasa.

“Con mucho trabajo he mejorado mi escala de medios (medios-altos) que siempre fue tonalmente la parte más débil de mi registro. La estridencia controlada tal como ‘Child in Time’ el extremo más alto ha bajado alrededor un tono y medio. Así mismo, me siento muchas veces más contento con mi voz ahora que cuando tenía 24 años. Pero eso podría ser a causa del control,” dijo en una entrevista.

El cantante de ópera, Luciano Pavarotti, invitó a Gillan a interpretar con él Nessun Dorma, y con todo y el desgaste de su voz, Ian lo logró. Más tarde contaría que el mismo Luciano se dijo envidioso de la manera en la que nuestro niño del tiempo cantaba Smoke in the Water, siempre con un sello distinto.

En muchas ocasiones Gillan mostró su descontento con el trabajo de Deep Purple, no importando que el mundo entero los ovacionó, muestra de su manía por querer crear algo perfectamente musical, si es que tal cosa existe. Ocho años después de haber salido de Purple, Gillan regresó para continuar el legado.

Nuevamente y por problemas con Ritchie, Ian fue despedido de la banda. Tres años después, en 1992 regresó a Deep Purple para ya nunca irse. La banda actualmente continúa tocando, y llevando la leyenda en voz y manos de ancianos con hambre de rock; su más reciente presentación en México fue en el Hell and Heaven 2018, y ya hay fecha para su “última” gira del adiós.

Todavía canta, sí, todavía lo hace, claro que ya no llega a los mismos agudos, ni canta igual todo el concierto, pero continúa haciendo lo que le gusta, para lo que nació; sus presentaciones en México siempre han dejado embelesado al público, y a pesar de ser un hombre con los pies muy en la Tierra, esperemos que haya voz del trueno para un buen rato más.


Notas relacionadas

Jul 28, 2018
Lectura 12 min

Jul 21, 2018
Lectura 7 min

Jul 14, 2018
Lectura 5 min

Comentarios