La experiencia de ver cine es todo un ritual, que va desde prepararse, casi siempre, entre la obscuridad y dejar que la pantalla sea el medio del viaje a través del lenguaje cinematográfico. La sala de proyección, una especie de caja negra, genera comunidad e invita a reunirse para sumergirse en las historias que se presentan.

Bajo esa idea surgió Casa Negra, como el espacio de encuentro y aprendizaje en el que Rafael Ramírez III y Ramsés Luna se unieron en 2012 para crear una propuesta que abriera las puertas al cine independiente y de autor de calidad.

El proyecto multidisciplinar inició como un cineclub en la Ciudad de México, presentándose en diversos espacios como el Museo Nacional de Arte (MUNAL); el Centro Nacional de las Artes (CENART), el Cine Lido del Fondo de Cultura Económica y La Casa del Cine Mx, entre otros. Para, en 2014, dar vida a Panorámica, Muestra Internacional de Cine Independiente, la cual cuenta con siete ediciones de cineastas independientes, pero que tuvo que ser pospuesto debido a la pandemia; además, a partir de 2017, Casa Negra logró extender su camino en la formación académica con cursos y talleres.


“Desde el inicio quisimos mostrar un cine que no tiene tanto espacio en salas cinematográficas, es exhibido, en general, en ciclos temáticos que no duraban un mes en cartelera. Por ello la inquietud de mostrar a los grandes maestros y a todo esto que se considera como cine de autor, porque consideramos merece toda la atención para que la gente los conozca”

Rafael Martínez

Cofundador de Casa Negra

En 2020 iniciaron con tres cursos: “Estudios cinematográficos: Mirada y pensamiento”, “Estudios cinematográficos: Lenguaje cinematográfico” y “La espiritualidad en el cine”, los cuales tuvieron que ser suspendidos por la pandemia, pero que marcaron la pauta para trasladarse al formato online y lanzar un nuevo programa educativo con una temporada de cursos de verano.

Retos y objetivos

Para Casa Negra la pandemia implicó un reto aún más grande al tratarse de un espacio independiente, sin embargo, ahora lo ven como una ventaja, pues creció más su comunidad y la gente interesada en su propuesta académica.

“Todo se pausó, eso nos dolió mucho, porque habíamos estado sin interrupción durante 6 años. Nos tuvimos que adaptar a toda la onda virtual y eso para muchos nos agarra un poco de bajada, pero la ventaja es que nos obligó a tener una comunicación virtual de manera internacional y por todo el país; que sea virtual no ayudó porque la gente está buscando instruirse en otros temas”, abunda.

En su primera temporada realizaron 14 propuestas académicas, entre cursos, diplomados, seminarios y talleres, ahora cuentan con 11 profesores de distintas latitudes, así como una colaboración con una fundación en Argentina, lo cual les permite sean una oportunidad ante la gran oferta que existe en México para estudiar cine.

Por ello, para Rafael es importante que existan más espacios que ofrezcan un programa educativo que aporten algo más a todos los aspirantes y no rompan sus sueños de dedicarse al séptimo arte sólo por no haber entrado a “las dos grandes escuelas de cine” y que vean la posibilidad de encontrar más alternativas.

Actualmente cuentan con 123 alumnos, la mayoría mexicanos, pero gracias a la virtualidad están ubicados en varios estados de la República Mexicana e incluso en otros países de Latinoamérica. A la fecha, siguen recibiendo a más gente que se interesa en iniciar los cursos para dentro de un mes.

“Somos una escuela muy joven, pero pretendemos hacer todo lo necesario para en un futuro muy cercano tengamos toda la validación de las instituciones gubernamentales. Esta modalidad de cursos y talleres llegó para quedarse y lo vamos a estar haciendo todo el tiempo hasta que la gente nos lo permita, que los chicos no rompan sus sueños de hacer cine, pues es súper necesario que haya otras alternativas de formación cinematográfica”, abunda.

Oferta educativa de Casa Negra

También creen que es importante ofrecer una gama más diversa de cursos que otras escuelas no ofrecen. Es el caso de “Diálogos para el cine”, impartido por Rafael Martínez, “Al borde y abordo, mujeres en la cinematografía mexicana” de Praxedis Razo, así como “Erotismo y pornografía en el cine” a cargo de Hill Díaz, el cual, comenta, es uno de los más exitosos, pero en otras instituciones académicas ha sido rechazado.

Se trata, de acuerdo con Rafael, de ser otra alternativa de enseñanza, que aborde temas que difícilmente se imparten en otras escuelas de cine, como el curso de Melissa Elizondo Moreno “Laboratorio documental: Contar la vida en la poesía de lo cotidiano” o “Piratería. Apropiaciones alternativas a la cultura cinematografía”.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Casa Negra – Cine (@casanegracine)

“Es necesario que haya este tipo de enseñanzas porque el mismo cine se basa mucho en eso, y, a veces, es difícil el acceso a ciertas películas. Por ello, creemos es necesario brindar estas posibilidades y herramientas para que la gente se apropie de ellas, ‘¿cómo queremos que haya cineastas o un profesorado sobre cinematografía o cualquier interesado en el cine, si no tienes formas de consumirlo? Es necesario abrir las puertas para los cinéfilos y gente interesada de una manera más cómoda y fácil”, considera.


A finales del 2020, Casa Negra Cine dio vida a Casa Negra Música, misma que ofrecerá, a partir de junio del 2021, cinco cursos relativos al ámbito musical

Para Rafael estar a cargo de Casa Negra implica tener metas más grandes, por ejemplo, ser considerados como los gestores de una de las escuelas de cine más importantes del país, incluso, de habla hispana. Por lo pronto, esperan regresar al modo presencial, además de seguir buscando más alternativas dentro de la virtualidad y contar con más profesores y cineastas que se unan al proyecto e impartan máster classes.

“Hemos logrado crecer y ser reconocidos, todo de forma independiente, haciendo lo que más nos gusta con esfuerzo y trabajo, queremos que la gente vea que sí se pueden hacer las cosas así. Nosotros surgimos de la nada, mi postura e ideología es que sí se puede ser autogestivo, por supuesto, tienes que hacer de todo, aprender a hacerlo de la mejor forma, ser tu propio RP, pero es una de las experiencias más maravillosas”, puntualiza Rafael Martínez.

En Conexión

FB: @CasaNegraCineMx

IG : casanegracine

También puedes leer: El regreso de las salas de cine independientes