En la hermana república de la pasión existe una figura de poder, cuya presencia gobierna desde solo guiñar. A esa raza no puede pertenecer cualquiera. El cerebral ex jugador del Barça del tiki-taka, Xavi Hernández, egresado de esa escuela de líderes naturales que tiene el futuro en sus manos, es ahora su director técnico y la fe en él para sacarlo del desastre es descomunal.

Integrante de un equipo que marcó una época y en el que fue multicampeón, fue presentado como timonel el lunes 8 de noviembre de 2021, fecha que quedará marcada como el retorno de un icono, pero que en una faceta distinta adquiere la consigna de devolverle la gloria a una entidad que se alejó de la misma en los últimos dos años.

Xavi, empero, no llega únicamente como una probable solución, sino como un símbolo en el que la directiva del club pretende recuperar de forma integral, futbolística y comercial su filosofía, trayéndolo como embajador de marca.

Estimado fan, este argumento es privilegio de unos cuantos que primero supieron constituir una marca personal sólida. Como el deporte mueve pasiones, integra en sus terrenos a diferentes personajes que poseen esta investidura y por eso son altamente cotizados.

Los diccionarios de marketing mencionan el significado de un embajador de marca como aquella figura estelar que transmite los valores de una entidad, producto o servicio, pero no como cualquier otra marca vinculada, sino que el vehículo de estos valores con lealtad y convicción.

EL INICIO

Luis Aragonés nació en 1938 en Hortaleza. Fue hijo de alabardero, es decir, soldado que era parte de la guardia de honor de los reyes de España –en ese tiempo, de Alfonso XIII– y portaba la alabarda, un arma de madera con cuchilla en forma de medialuna, que luego se dedicó al transporte, fabricación de tejas y cultivo de cebada. Hipólito Aragonés fue un héroe para la comunidad y a su muerte la responsabilidad la heredó Luis, apenas a los 14 años de edad al convertirse en jefe de familia y ver por sus hermanos.

Sin embargo, un carnicero del pueblo lo descubrió para el futbol luego de disfrutar las epopeyas realizadas en la calle bajo su toque y visión panorámica que lo hicieron llegar al Atlético de Madrid su prodigiosa ejecución de tiros libres fue su sello y en la Final de la Copa de Campeones de Europa en 1974 uno de sus proyectiles pudo vencer al legendario arquero alemán del Bayern Munich, Sepp Maier –baluarte teutón en la Copa del Mundo de México 1970–. Aunque el equipo colchonero acabó con derrota, quedó para la historia el partidazo hecho por Luis, quien para entonces se había ganado bien el mote de Sabio de Hortaleza.

Luego de ganar tres Ligas (1966, 70 y 73) y dos Copas del Rey (1965 y 72) el mítico presidente del Atleti, Vicente Calderón, destituyó a el técnico Juan Carlos Lorenzo y le ofreció en 1974-75 el cargo a Aragonés, cuando apenas contaba con 26 años de edad y con el que el cuadro madrileño logró una época triunfal, para lograr de inmediato la Copa Intercontinental tras vencer al Independiente de Argentina; en 1976 ganó la Copa y en 1977 la Liga.

En entrevista con el diario español El País, Luis se refirió a los jugadores que fueron los pupilos que más le impactaron y destacó a Xavi: “en lo organizativo táctico; y al mexicano Hugo Sánchez: “el que más me dio”.

El estilo tiki-taka, refiriéndose a la posesión con toque rápido y preciso en los despliegues de líneas para una imaginada y musical onomatopeya del sonido del balón mientras circula de manera nutrida entre la mayoría de sus jugadores fue puesta en marcha en diferentes paisajes de los clubes que dirigió durante 757 juegos en primera división de España y 14 en el futbol turco con el Fenerbahçe.

INGENIERÍA CON RECURSOS

Donde mejor logró el tiki-taka fue en la selección de su país, de 2004 a 2008, donde pudo contar con las mejores piezas humanas para realizarlo, entre quienes se destacaba la base de jugadores del Barcelona que condujo Pep Guardiola.

El futbol de época se basa en la calidad que se puede conjugar en determinada generación, pero que puede ser guiada por grandes estrategas para darles el mejor aprovechamiento. Hasta antes de esa legión blaugrana, el ornamental tiki-taka era vistoso pero ineficaz por carecer de verticalidad y, por consecuencia, de profundidad. Con valores extraídos de la cantera, Carles Puyol, Gerard Piqué, Sergio Busquets, Andrés Iniesta y Xavi Hernández,  e incluido el propio astro argentino Leo Messi, forjado en la escuela catalana desde niño, el tiki-taka fue por primera vez productivo a raudales.

Con estelares del Real Madrid como el guardameta Iker Casillas, Sergio Ramos, Xabi Alonso y otros sobresalientes como Cesc Fábregas –que se inició en el cuadro barcelonista pero hizo su carrera en el balompié inglés, para volver al equipo de sus amores de 2011 a 2014– y ‘El Niño’ Fernando Torres –que brilló en dos etapas con el Atlético de Madrid, así como en Inglaterra e Italia–, el representativo de la Furia Roja española logró alzarse como el mejor equipo de la historia, lo que le dio el poder de coronarse en la Eurocopa de Naciones 2008, con Aragonés como míster, y 2012 (la primera de su historia fue conseguida en 1964) y en el Mundial de Sudáfrica 2010, estos últimos ya con Vicente del Bosque como jefe en el banquillo. Por esta razón, España cuenta con el titulo honorífico de triplete, debido a que enlazó con victoria tres máximos torneos internacionales en ese período glorioso.

Teóricamente, el término es un derivado de la comparación hecha por el argentino Ángel Cappa, quien se refirió al tiqui y toque, en un artículo hecho para El País, en 1994.

IMPERIO DE XAVI

Xavier Hernández Creus nació en Terrasa, Barcelona, el 25 de enero de 1980. Inició como ariete, pero sus condiciones le colocaron poco a poco donde debía estar, en el mediocampo, donde su desempeño como mariscal le hizo ganarse la capitanía entre una serie de destacados jugadores que podrían competirle por el gafete, pero no se lo arrebataron. 

Xavi tomaba las decisiones y la distribución era compartida con el incansable Iniesta en el centro de operaciones para lograr en conjunto los mejores títulos que ostenta España en su historia.

De su selección se retiró en agosto de 2014, luego de 14 años y 133 convocatorias. Tras 17 temporadas con el Barcelona, con el que logró 25 títulos, entre ellas ocho ligas y cuatro Champions League, partió en 2015.

Puso fin a su trayectoria como jugador luego de cuatro años con el Al Saad de Qatar, al que de inmediato dirigió como técnico, y llevar a este equipo a ganar la Supercopa local.

VUELVE UN HÉROE DE GUERRA

Tras el fracaso de otro ex blaugrana, el recién destituido director técnico holandés Ronald Koeman, Xavi regresa al hogar. Pero hay muchas diferencias respecto a cuando se fue.

Un equipo plagado de deudas, que ya no tiene a los artífices del tiki-taka, y tras perder a Messi, ahora Xavi significa un clavo ardiente en el que el presidente del equipo, Joan Laporta, busca asirse para poder contrarrestar la hecatombe.

La evocación del toque grácil y efectivo del tiki-taka no es lo único que desea el Barcelona reponer con el fichaje de Xavi. También envía un mensaje a los fans del equipo en todo el mundo, de que se pretende recuperar la memoria de una grandeza empolvada por la falta de buenos resultados y por el cochambre de las malas decisiones. Eso deberá reflejarse en la disminución del enfado de los seguidores y mejores asistencias a los estadios por la automática expectativa favorable. 

Aunque de nostalgia no se vive, cómo se disfruta la experiencia.

Para él será la oportunidad de revisar de muy cerca sus otros negocios, como es la inmobiliaria Players Sport i Gestió, con sede en Barcelona y Optima Sports Systems, de software para futbol, además de que es socio junto con Iker Casillas de Kognia Sports Intelligence, de inteligencia artificial para analizar el juego y puede ser utilizado por directivos y estrategas del balompié de alto rendimiento. También supervisará en cuerpo y alma la discoteca Bling Bling que tiene en conjunto con Piqué. Porque a ojo del amo, engorda el caballo. #AsíEs

Fuentes externas: El País, Columnas del autor en El Heraldo de México, MedioTiempo.com, ESPN y Fan Datos de CID Consultoría

¿Quién es Héctor Quispe?

Periodista y mercadólogo. Dirige CID Consultoría, casa de soluciones en cifras y contenidos enfocados en el fan y su identidad; es MBA en Dirección y Gestión de Entidades Deportivas, por la Universidad Europea de Madrid; tiene la especialidad de Periodismo Deportivo por el Programa Prensa y Democracia de la Universidad Iberoamericana. Coordina el Diplomado de Periodismo Deportivo Digital en la Escuela Carlos Septién García, y da clases en el de Marketing and Communication for Sports Brands, en la Universidad Anáhuac. Su análisis es consultado por diferentes medios en torno a negocios y deporte: Playboy Latam, Red Forbes, MedioTiempo, Expansión, El País, Fox News, Telemundo, Televisa: Noticieros, Foro TV y TUDN, entre otros. Es coautor del libro “Cómo hacer Periodismo Deportivo. Una visión Iberoamericana”, y publica esta columna cada jueves en la multiplataforma de Reporte Índigo.