¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Atlanta, USA.

El tan esperado Super Bowl LIII resultó tan falto de emoción y hasta pasión que los reflectores en busca de grandes noticias cambiaron de dirección hacia la Casa Blanca y la tradicional entrevista al Presidente en turno de los Estados Unidos, hoy Donald Trump, y al Palco del Comisionado, Roger Goodel, para la nota del día mucho más allá del triunfo de los Patriotas 13 a 3 sobre unos Rams que jugaron una excelente defensiva, mientras su ofensiva no fue capaz ni de anotar o ya de perdida de siquiera intentar una jugada de esas que de pronto salen de la chistera del coach para asumir riesgos y tal vez resultados, los Rams perdieron por poco margen este juego en donde las defensivas mandan y hasta aplastan a las ofensivas, incluido el que muy probablemente sea el Mejor Jugador de Todos los Tiempos, Tom Brady, que, sin embargo, en ese choque de trenes logró sacar una serie ofensiva con menos de 9 minutos para finalizar el juego que estaba empatado a tres, el público mayoritariamente Patriota coreaba su nombre “Brady, Brady, Brady”, que asume el control y el riesgo de intentar algo diferente, tres primeros y diez consecutivos con pases cortos todos al centro del campo, dos para Edelman y uno para Gronkowsky que los pone en primero y gol en la única ocasión en todo el partido que alguno de los dos equipos estuvo en esa situación, Brady asegura la entrega por tierra a su caballo de batalla Sony Michel anotando el único Touchdown de este tan opaco y falto de emociones Super Bowl LIII, los Rams pierden porque no había para más, ni siquiera intentaron asumir riesgos.

ABURRIDÍSIMO

Para el aficionado en el impresionante Estadio Mercedes o los millones que lo vieron por televisión, resultó un Super Bowl desabrido, incluso el espectáculo del medio tiempo no prendió nunca, a grado tal que más de la mitad de los asistentes aprovecharon para buscar las impresionantes zonas comunes, restaurantes, venta de alimentos y souvenirs regresando al tercer cuarto a esperar la emoción que nunca llegó.

El Super Bowl LIII quedó muy pero muy lejos de las expectativas de un gran espectáculo, el juego ultradefensivo resultó el más aburrido desde que en 2003 los Bucaneros de Tampa Bay apalearon a los Raiders 48 a 21, pero al menos en ese juego hubo anotaciones de ambos lados.

Así que llevábamos una racha de Super Bowls emocionantes y apasionantes, esta vez nos quedamos con las ganas.

DONALD TRUMP

Por si fuera poco en la tradicional entrevista previa al partido con el presidente de Estados Unidos por parte de la cadena en turno, esta vez CBS, tocando muchos tópicos, Donald Trump le pegó ‘sin querer queriendo’ a la NFL, al decir que “No me gustaría que mi hijo jugara Futbol (Americano)…”

SUPER BOWL EN SÁBADO

El Comisionado Roger Goodel ha señalado que en la siguiente reunión de dueños se analizará, junto con las cadenas de televisión, la viabilidad de mover el Super Bowl al sábado, la competencia de la TV en domingo, el que la ‘fiesta grande’ se dé en víspera de lunes laboral y un sondeo general, serían factores para un cambio que se antoja lógico y hasta sabroso, fiesta del Super Bowl en sábado tarde-noche, seguirla, recuperarse en domingo y a seguirle en lunes… así de fácil…


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Jun 26, 2019
Lectura 2 min

Desde mi palco

Desde mi palco: Las barbas de tu vecino

Alfredo Domínguez Muro


Jun 26, 2019 Lectura 2 min

Jun 24, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: Como Tango de Gardel

Alfredo Domínguez Muro


Jun 24, 2019 Lectura 3 min

Jun 20, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: A 7 años de “nuestro” Mundial

Alfredo Domínguez Muro


Jun 20, 2019 Lectura 3 min

Jun 19, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: Osvaldo, Ramón y Oribe

Alfredo Domínguez Muro


Jun 19, 2019 Lectura 3 min

Comentarios