A los “CHECO FANS”:

Ha sido sensacional el crecimiento exponencial en nuestro país de aficionados que se suman al mundo de la Fórmula 1, en donde van encontrando esa pasión sin límites, solo que esa, su nueva pasión como “CHECO FANS”, se desborda creyendo esos mensajes y comentarios sin sentido que inventan inexistentes y absurdos “complots” surgidos desde adentro de la propia escudería RED BULL (nada más absurdo) contra nuestro “Checo”. Nada más lejos de la realidad y aquí un dato para desmentirlo: Red Bull, como todas las escuderías, viven de los puntos que generan sus pilotos, los cuales, son traducidos en millones de dólares a lo que se suman patrocinadores muy críticos y exigentes. En RED BULL sólo hay una realidad entre los pilotos:

“CHECO” ES UN GRAN PILOTO, PERO VERSTAPPEN ES UN FUERA DE SERIE

Y esto es lo que condiciona a la escudería a darle trato de “Piloto 1” a Max y a “Checo” el “2” aunque oficialmente no hay necesidad de decirlo.

Mucho más allá de impresionante, la demostración de maestría de MAX VERSTAPPEN este domingo para arrebatar todo lo que estaba en juego en el Gran Premio de Bélgica. Fue una cátedra de dominio, manejo impecable, control y “entendimiento” del mejor auto, junto con el que conduce PÉREZ, de toda la parrilla. El neerlandés alcanza límites que sus rivales ni sueñan, la madurez que le ha dado el título del Mundial 2021 se vio reflejada en esa paliza que dio a los otros 19 pilotos en la parrilla. MAX arrancó en la posición 14 y para la vuelta 11 ya estaba en los espejos de “CHECO”, líder en ese momento, que hizo un débil intento de pelear la posición con SÚPER MAX, que en la radio comentó con sus Ingenieros de RED BULL RACING: “perdemos tiempo a lo tonto”.

El rebase, con facilidad, vino después y la diferencia en ritmo de carrera se reflejó en esos más de 20 segundos con los que Max superó a “Checo”, quien sostuvo un sólido segundo puesto.

ARRANCADA CAÓTICA

Las circunstancias y el reglamento cobraron factura en varios pilotos que al cambiar unidad de poder para esta segunda parte de la temporada fueron penalizados con posiciones de arrancada desde la media tabla hasta tener que arrancar desde pits. El Red Bull de Max VERSTAPPEN y el Ferrari de Charles LECLERC debieron arrancar desde las posiciones 14 y 15 por este tema.

Estas circunstancias le entregaron la primera fila a Carlos SAINZ, y su Ferrari, y a “Checo” PÉREZ y su Red Bull.

“Checo” titubea y cae hasta 5º lugar; Carlos SAINZ se escapa con el liderato y Lewis HAMILTON choca a Fernando Alonso, lo que aprovecha Pérez para recuperar la segunda posición.

EL MAESTRO VERSTAPPEN

Concentrado al mil, va rebasando auto por auto aprovechando cualquier resquicio sin asumir riesgos de más. Para la vuelta 18, de las 44 en juego, asume el liderato incrementando su ventaja y el control del Gran Premio.

Sergio sostuvo su segundo sitio detrás de Max con una conducción inteligente y en sus propios límites. Los FERRARIS se van quedando como pasmados, muy lejos de aquel auto que dominaba al principio de temporada. Las mejoras de MERCEDES ahí están solo que esta ocasión LEWIS comete un error al chocar con Fernando ALONSO en la mismísima primera vuelta, algo que describe el propio asturiano con la ironía de la casa: “Lewis solo sabe manejar cuando va de líder”.

Así las cosas, en RED BULL, el mejor auto en la parrilla es conducido por el mejor piloto. Disfrutemos esta combinación privilegiada esperando la reacción de Mercedes y Ferraris… así de fácil…