Pocas veces como en este GP Italia en el mítico y rapidísimo circuito de Monza el peso casi burocrático del reglamento nos arrebata toda la atención, emoción y pasión, PERO CONSTE, AQUÍ TODOS INTERVINIERON en la elaboración del reglamento: escuderías, FIA y los mandones de Liberty Media, dueños de la F1.

LA PARRILLA, UNA DECEPCIÓN TOTAL

De entrada, el espíritu de la regla de poner un número limitado de motores por temporada es sano para mantener un techo más bajo de gastos por escudería, aplanando de alguna manera la cancha entre equipos grandes, medianos y chicos. Hasta ahí, todo en orden, pero ahora resulta que, en dos de los tres últimos Grandes PREMIOS, celebrados en Bélgica en SPA Francorchamps, y el de este pasado domingo en el legendario Monza – las más rápidas de la temporada en donde la oportunidad de rebases es mayor que muchos otros circuitos – hasta 9 de los 20 pilotos son penalizados haciendo de la parrilla un crucigrama.

TODA LA RAZÓN A HAMILTON

El siguiente cuestionamiento al ‘Reglamento– Quitarrisas’ se da con el final decepcionante, aburrido y frustrante de este GP de ITALIA detrás del Safety CAR (SC).

Sin duda, hay que aceptar que el GP de Italia fue dominado por MAX Verstappen haciendo “esa” gran carrera a la que nos tiene acostumbrados, la del MEJOR PILOTO en el mejor AUTO; sin embargo, las carreras se ganan hasta recibir la bandera a cuadros.

A falta de solo 5 vueltas viene el choque de Daniel Ricciardo en su McLaren MERCEDES, el Safety Car reduce “a nada” las ventajas y en este caso el perjudicado es MAX y su Red Bull, beneficiando a Leclerc y su Ferrari, así como a George Russell con su Mercedes. Son temas ciento por ciento de carreras y reglamentos. Hasta ahí, todo en orden.

¿Y LA BANDERA ROJA?

Recordemos que la temporada pasada en el último GP disputado en ABU DABI, en el que además se disputaba el título de Campeón del MUNDO, a falta de esas mismas pocas vueltas, el perjudicado por perder la ventaja fue Lewis HAMILTON y su Mercedes beneficiando a Max VERSTAPPEN y su RED BULL después del accidente de Nicolás LATTIFI en su Williams MERCEDES que obliga al Safety Car (SC).

A falta de una vuelta, todo apuntaba a que la Dirección de Carrera tomaría la decisión que decidieron este domingo en MONZA. La maniobra para retirar el McLaren de Ricciardo tomó más tiempo que las 5 vueltas con SC, así que terminamos el GP de Italia a baja velocidad y sin oportunidad de rebases.

Aquí es donde LEWIS se metió en la conversación de este domingo sin estar involucrado: “¿Entonces hay dos reglamentos?”, dijo el británico, recordando que, a falta de una vuelta, la Dirección de Carrera en Abu Dabi 2021 decidió permitir a los autos más lentos rebasar al SC relanzando la carrera en “fila india” en donde MAX traía mejor ritmo, mejores llantas y así rebasa a LEWIS coronándose CAMPEÓN del Mundo 2021.

El tema aún se discute sin llegar a un acuerdo; sin embargo, el reglamento vigente entonces y ahora le dan la razón a MAX y su RED BULL.

¿EL VAR EN LA F1?

Dos decisiones diferentes en situaciones idénticas. Aquí es donde la FIA, la F1 y las escuderías deberían llegar a un acuerdo en beneficio de todos, principalmente de los millones de aficionados en el mundo. Reglamentar una excepción a la regla si “ese” accidente se produce faltando 5 vueltas o menos, sacar del clóset a la bandera Roja que detiene la carrera, llamando a todos a pits mientras se limpia la pista y entonces sí, la carrera se reanudaría con 4 vueltas o menos. Literalmente, aquí todos ganan jugándose la de cuadros en condiciones de carrera.

¡CONSTE!

No pretendo ser o saber más que los oficiales, directores, especialistas e integrantes de FIA que quizá hayan puesto esta opción sobre la mesa. Simplemente es señalar en este espacio que SÍ EXISTE una solución que permite no finalizar un GRAN PREMIO detrás de un SC con la frustración de todos, desde pilotos, escuderías, funcionarios, y desde luego millones de aficionados. Aquí todos perdimos y, como dice LEWIS… dos criterios para sancionar la misma situación y, conste, ojalá NO pongan un VAR para la GRAN F1 (broma local) … Así de fácil…