Al presidente López Obrador seguramente le tienen sin cuidado las críticas de sus opositores por el espaldarazo que le dio a Miguel Díaz-Canel y al régimen cubano, incluso pareciera que la oposición sigue “bailando” al son que le tocan en Palacio Nacional, pero otra cosa muy diferente es la percepción del Gobierno de Estados Unidos. No es que la relación bilateral se vaya a resentir por un acto público como el de ayer, pero parecería que el Gobierno mexicano podría tensar la cuerda en temas de su interés, como la apertura de la frontera norte y por posibles controversias por el cumplimiento de los lineamientos del T-MEC, sobre todo ahora que la administración de Biden está bajo presión del lobbying de industriales norteamericanos.

Las cuentas pendientes de Layda

Layda Sansores tomó protesta como gobernadora de Campeche, y como para que quedaran muy claras sus lealtades, entre sus primeros actos destacó el vitoreo que hizo en favor de la Cuarta Transformación durante la ceremonia del Grito de Independencia y la inauguración del Auditorio “Lic. Andrés Manuel López Obrador” (a pesar de que hace apenas unos días el presidente recalcó que no quería calles ni estatuas a su nombre). A la nueva mandataria estatal le va a hacer falta estar en buenos términos con el Gobierno federal, pues, nos dicen, hay mucha preocupación por lo que pueda salir sobre su gestión en la alcaldía Álvaro Obregón con el cambio de administración. Ya que, entre anomalías en el ejercicio del gasto público e irregularidades en la asignación de contratos, parece que habrá mucho de dónde cortar. Atentos.

Habrá reelección…y pugna

Finalmente Marko Cortés repetirá como dirigente nacional del PAN sin pasar por una elección, después de que los otros dos aspirantes, Adriana Dávila y Gerardo Priego, no lograran cumplir con las firmas de apoyo para registrar su candidatura, pero por los señalamientos que hicieron Dávila y Priego, sumados a los de otros militantes, la principal tarea de Marko será concentrarse en evitar una división, y quizá negociar –no solo con los fallidos candidatos, sino con otros grupos internos– posiciones para los próximos comicios.