Tras haber sorteado, aparentemente, la etapa más fuerte de los cuestionamientos hacia su dirigencia, el líder nacional del PAN, Marko Cortés, podría estar nuevamente en la mira de algunos líderes de su partido. Resulta que el inminente rompimiento de la alianza legislativa y electoral con el PRI le podría pasar factura al interior del blanquiazul, y es que hay que recordar que tras las elecciones estatales de junio, hubo muchas voces de peso en el PAN que pidieron analizar la conveniencia de la coalición con el tricolor, incluso, después hubo más presión tras las revelaciones de los audios de Alejandro Moreno Cárdenas. Ahora, lo que se reprocha es que se haya defendido públicamente en su momento a “Alito”, y todo para que después el dirigente priista traicionara a sus aliados. Atentos.

Obstáculos para Banamex

Persisten los obstáculos para que Citigroup proceda con la venta de unidades de Banamex. Resulta que, en presunto contubernio, Jesús Murillo y Emilio Lozoya dejaron en su momento que la firma noruega Norsk Tillitsmann se llevara el barco más importante de la flota de Oceanografía. Hablamos del OSA Goliath, valuado en 245 millones de dólares, embarcación que pasó a otras manos en un proceso en el que figuró Omar Olvera, entonces abogado de Oceanografía y amigo íntimo del exdirector de Pemex, quien, según diversos testimonios, se puso de acuerdo con Murillo Karam para que la unidad se “perdiera” justo el 28 de febrero de 2014, mismo día en que la entonces Procuraduría General de la República tomaba las oficinas de la compañía por el supuesto fraude de Banamex. Curiosamente, no hay nadie que sepa qué destino tuvo el dinero que representó su venta, por lo que se espera que las empresas afectadas por las pérdidas que representó la caída de Oceanografía podrían demandar a Banamex y al mismo exprocurador por el daño patrimonial que significó perder el activo más importante de la naviera.

El papel de Galindo

Nos comentan que Enrique Galindo Ceballos, actual presidente municipal de San Luis Potosí, podría ser uno de los exfuncionarios que también sería llamado a cuentas como parte de la investigación de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en septiembre de 2014. Galindo era Comisionado General de la Policía Federal cuando se suscitaron los eventos en Iguala, Guerrero, por lo que, dicen, algo sabrá.