¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Hoy se cumplirán 10 días desde que los diputados del Congreso local hicieron suspensión de las sesiones, eso sí, con goce de sueldo, por la contingencia sanitaria derivada del Covid-19.

Mientras tanto, una parte de la ciudadanía sale a trabajar para llevar el sustento a su casa con el riesgo de acabar contagiado; es por eso que organizaciones civiles exigieron que regresen a legislar, ni más ni menos.

En el recinto legislativo existe mucho espacio para que los diputados tengan una sana distancia, en caso de que determinen que pueden retomar las sesiones con las correctas medidas de prevención.

Sería cuestión de que se pongan de acuerdo, se reorganicen los lugares y puedan registrar su asistencia uno por uno,  incluso hay curules que no se ocupan.

La jugada del gobernador Jaime Rodríguez Calderón, en el sentido de solicitar al Congreso redireccionar recursos para atender la contingencia del coronavirus, salió perfecta, porque hizo que los reflectores se enfocarán en los legisladores locales.

Como funcionarios tendrían que ser los últimos en dejar de trabajar y estar disponibles para cualquier atención a la ciudadanía, pero no ha sido así, y más temprano que tarde  tendrán que sesionar. Aunque por lo que dijo ayer el coordinador de la bancada de Morena, Ramiro González, el Congreso no cuenta con la tecnología para sesionar a distancia de manera virtual.

Los casos que faltan

En el estado de Nuevo León ya implementaron una nueva metodología para el conteo de los casos confirmados de Covid-19.

El día de ayer, la Secretaría de Salud local, a cargo de Manuel de la O, añadió a su recuento diario los casos diagnosticados en los hospitales.

Por tanto, además de los 60 pacientes ya confirmados de manera oficial, hay otros 37 que habrían dado diagnóstico positivo en alguna institución privada y que aún deberán ser ratificados por la prueba de la Secretaría de Salud.

Pero además de estas “categorías”, falta  tomar en cuenta los casos “confirmados” que le llegan al senador emecista Samuel García a su Whatsapp, y por los que ha acusado a la autoridad de maquillar cifras, sin ofrecer ninguna prueba, por cierto.

Municipios refuerzan medidas

Tras la reunión que sostuvieron el miércoles pasado con el gobernador, al parecer los alcaldes han reforzado las medidas preventivas para evitar la propagación del Covid-19 en sus respectivos municipios.

En Cadereyta, por ejemplo, el alcalde Ernesto Quintana instaló un cerco sanitario en los accesos vehiculares al municipio para detectar posibles casos de conductores con síntomas similares al del coronavirus.

Algo similar hizo el alcalde de Linares, Fernando Adame, que además de establecer controles en los accesos, también instaló módulos de atención especiales por la contingencia.

En Guadalupe, donde gobierna Cristina Díaz, comenzará una distribución masiva de gel desinfectante, incluyendo estaciones del Metro y paradas del transporte público.

Y lo mismo en otros municipios. Al parecer ya se comienza a ver un esfuerzo coordinado, y la situación no es para menos por el número de casos que ya se han registrado en Nuevo León.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Jun 1, 2020
Lectura 3 min

May 28, 2020
Lectura 3 min

Comentarios