¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

El Sistema de Salud de Nuevo León se desmorona por la pandemia de COVID-19.

Con tan sólo 961 pacientes hospitalizados de una población de poco más de 5 millones de habitantes en el Estado, las alertas se disparan en el Gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, a pesar de que al inicio de la contingencia, el secretario de Salud, Manuel de la O Cavazos, presumió que se tenía un sistema hospitalario fuerte que daría la batalla contra esta enfermedad, versión que ya se le vino abajo.

Y tan preocupados están ahora que hasta está abierta la posibilidad de un “toque de queda”, vaya declaración de “El Bronco”.

Pero además, el gasto de más de mil millones de pesos tampoco ha sido suficiente para contener el avance del virus, por lo que podría haber una mayor erogación, eso sí, en la opacidad, como lo han señalado varios organismos civiles. De nada sirvió adelantar la cuarentena para evitar la saturación de hospitales, que debió ser el primer objetivo de Manuel de la O.

A cuatro meses de que llegó el primer caso de COVID-19 el panorama luce cada día más complicado y no hay alguna buena noticia. Pero eso sí, el secretario de Salud se ha dado tiempo para bromear con Beto, la botarga del show infantil de Belynda Treviño (Bely), y hasta para presentar su propia figura de acción. Qué seriedad.

La amenaza de ‘El Bronco’ del toque de queda

Pero además de las deficiencias del secretario, quien ya cayó en una total falta de credibilidad en esta crisis, es el propio mandatario Jaime Rodríguez Calderón quien tuvo que recurrir a las “amenazas” contra la ciudadanía, con un discurso ya tan desgastado.

Primero mediante las reformas para establecer pena de cárcel a quien contagie a otra persona de COVID-19, la cual carece de sustento legal; y ahora con la advertencia de que si no baja el número de contagios, tendría que recurrir al toque de queda. Antes que nada, no estaría mal que se dejara orientar por su equipo jurídico.

De entrada, no existe en la Constitución Federal el “toque de queda”, lo que existe la suspensión de garantías, previa aprobación de los diputados. Coartar el libre tránsito es inconstitucional. Y el presidente de la República es el único que puede tomar esta decisión.

Algunos abogados consideran que las restricciones de movilidad aplicadas por el Gobierno, ya son en realidad toque de queda disfrazado, lo cual es inconstitucional.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Ago 13, 2020
Lectura 3 min

Ago 10, 2020
Lectura 3 min

Ago 7, 2020
Lectura 3 min

Comentarios