¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

El que nada debe, nada teme. Pero el secretario de Ordenamiento de Desarrollo Urbano del municipio de San Pedro, Javier de la Fuente, enmudece, evita responder y hasta se ríe, a manera de burla, al ser cuestionado por el caso Ysabella.

De la Fuente no respondió y señaló que la información es de la Fiscalía. En primer lugar, habría que recordarle que es un funcionario y, como tal, tiene que rendir cuentas y más a una autoridad, que en este caso son los regidores.

Su respuesta es reírse sobre la investigación por una posible comisión de delito y no es un juego, tendría que tomarlo con la seriedad que corresponde.

La respuesta a los regidores fue que tiene que esperar la información oficial, pero se le señala, por si no sabía, que existe el acuerdo 21/2020 por el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa, en donde se detalla que violó la Ley de Amparo.

Tan es oficial, que estaba citado para el viernes pasado, aunque envió a sus abogados a la FGR para atender el requerimiento.

Y en cuanto a su cuestionamiento sobre cuál es la fuente, pues sería el propio juzgado. Si no tiene esa información, eso sí sería para reírse.

La rebeldía de Melchor

El diputado de Morena, Melchor Heredia, continúa rebelándose en las sesiones ordinarias en el Pleno del Congreso local.

Ayer se le vio usando de manera inadecuada el cubrebocas, lo que exhibe su falta de solidaridad y de respeto hacia sus compañeros de curul, pues la presidenta de la Mesa Directiva del Congreso, la diputada del PT, Guadalupe Rodríguez, ha insistido que todos los diputados lo utilicen para evitar contagios de COVID-19.

Pero parece que no le hacen caso y, bueno, también se vuelve a exhibir que la presidenta no tiene autoridad.

Nos dicen que la respuesta de Melchor es que hasta que se acabe la corrupción, él se pondrá el cubrebocas; sólo hay que recordarle que el usarlo es un acto de valor cívico y de responsabilidad ante esta pandemia que ha acabado con la vida de muchos neoleoneses.

Pero otro punto que vale la pena tocar es que muchos diputados andan en la calle recorriendo sus distritos, entregando apoyos, lo que denota el poco interés de evitar una cadena de contagios.

Difícil de entender que los diputados, a pesar de que continúan con la restricciones para a ingresar al Congreso, estén violando ellos mismos los protocolos sanitarios.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Sep 17, 2020
Lectura 3 min

Ago 14, 2020
Lectura 3 min

Comentarios