La relación del presidente Andrés Manuel López Obrador con el gobernador de Nuevo León, Samuel García, al menos en este primer año de gobierno del emecista, se nota muy estrecha.

Y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2023 se perfila para que tenga un incremento de más de 2 mil millones más, pues pasaría de 12 mil 608 millones a 14 mil 900 millones de pesos. También confirma que García y López Obrador se llevan bien; como dice el propio presidente: amor con amor se paga.

Entonces, por lo pronto, esa idea de que el Gobierno federal siempre castiga a Nuevo León no se ha cumplido.

La realidad es que Nuevo León siempre recibe recursos federales del Ramo 28 y el Ramo 33, por mencionar algunos, y cada año van aumentando.

Y bueno, la promesa de García de que Nuevo León se saldría del pacto fiscal cada vez se debilita más, sólo quedó en discurso de campaña.

Lo mismo con la frase de que el agua de Nuevo León se queda en Nuevo León, algo que tendría que hacer valer, porque las recientes lluvias dejaron líquido que apenas cumple con el trasvase a Tamaulipas, y no sobra casi nada para el consumo en la entidad.

El pacto que viene

La convocatoria para integrar el Comité de Selección de candidatos a puestos del Sistema Estatal Anticorrupción, que está a modo para que militantes de partidos ocupen un cargo, muy probablemente se apruebe hoy en el Pleno del Congreso local.

El agandalle ya está, y fue aprobado el viernes en la Comisión Anticorrupción, que dirige el diputado del PAN, Jesús Gómez. Aquí lo interesante va a ser conocer cuál sería la postura de la bancada de Movimiento Ciudadano, a cargo de Eduardo Gaona.

Si, como dice su nombre, es un partido ciudadano, tendría que criticar la convocatoria y señalar que sería un documento que limita a la sociedad neoleonesa. Pero si su postura será no meterse en polémica o simular que está en contra, muy probablemente estemos hablando de un pacto entre el gobierno estatal con las bancadas del PRI y del PAN, que tienen mayoría en el Congreso. La realidad es que existe un estira y afloja entre el mandatario y las dos bancadas en cuestión.