La entrega de diputaciones plurinominales para el Congreso de Nuevo León poco a poco se comienza a esclarecer. Los elegidos tendrán una condición de privilegio que otorga la Ley Estatal Electoral de Nuevo León y, aún sin ser votados por la ciudadanía, podrán llegar a una curul en el órgano legislativo neoleonés.

En el PAN, Antonio Elosua González y Lilia González Olvidares Castañeda ya amarraron su curul para el Congreso local, sin tener que hacer campaña, ni pasar por el escrutinio de los votos. Mientras que Margarita Arellanes, exalcaldesa panista de Monterrey, también podría llegar por la misma vía a un escaño, representando al partido Fuerza Social por México.

Edgar Salvateria Bachur, dirigente en Nuevo León del Partido Verde Ecologista de México, así como Blanca Nathaly Vera Galindo, quedaron en la lista de candidatos a diputados locales por la vía plurinominal de este partido. En el PRI, que encabeza Heriberto Treviño en la entidad, aún no hay una decisión final.

En donde nos dicen que se avecina una desgastante lucha interna por la pluri es en Morena, ya que hay más de uno que quiere asegurar una diputación, pero que quiere evitar el desgaste de la campaña.

A esto se suma que los jaloneos para las candidaturas a una diputación local por mayoría relativa también están en su apogeo. Veremos cuáles serán los perfiles que reciban la aprobación de la cúpula, y si también alguno de los actuales diputados alcanza lugar para la reelección.

Los relegados de Clara Luz

Los nombramientos y las decisiones referentes a su campaña han dejado en claro que la candidata de la coalición “Juntos Haremos Historia en Nuevo León”, Clara Luz Flores, confía poco o prácticamente nada en los líderes y operadores de Morena en la entidad.

Salvo Waldo Fernández, coordinador de campaña y uno de los principales operadores de la 4T en la entidad, Clara se ha rodeado de personajes externos como Héctor Gutiérrez, Felipe Enríquez o Eugenio Montiel; además de avalar la candidatura de Víctor Fuentes, expanista, como candidato de la alianza a la alcaldía de Monterrey.

Su postura se vio reforzada el día de ayer, al enviar en su representación a otro expanista, Felipe de Jesús Cantú, a la reunión que convocó el gobernador Jaime Rodríguez.

Parece que la desconfianza es mutua, pues algunos líderes guindas como la dirigente estatal Bertha Puga y algunos legisladores locales se han opuesto a la candidatura de Clara. Sin duda este jaloneo poco beneficia a los intereses de ambas partes.