El cierre de campaña del candidato de Movimiento Ciudadano a la gubernatura, Samuel García, fue un reflejo de la verdadera convocatoria que tiene en Nuevo León, lejana a lo que quiere transmitir, pues en realidad, no parece tener la fuerza que tanto presume en las redes digitales.

La asistencia fue poca. Pero lo más cuestionable es que Samuel haya calificado como un éxito su cierre de campaña y que haya dicho que, según sus propias cifras, fueron 17 mil autos los que acudieron a la “mega pega de calcas”.

Está bien que haga lo suyo y que intente convencer a los neoleoneses de que voten por él, pero no que al circular fotos con tomas cerradas intencionalmente para que no se notara la poca asistencia en el evento intente engañar o, incluso, cuestionar el trabajo de los periodistas que acudieron a dar cuenta de lo que ocurrió.

Lo único que exhibió Samuel es que, como aquí se ha dicho, no cuenta con una estructura política para la movilización y defensa del voto. Su propio equipo no pudo llevar a más gente a un evento, lo que realmente hace que se cuestione si está listo para hacer el trabajo que se requiere en calle el día de la elección.

Contraloría opaca

María de Lourdes Williams Couttolenc, titular de la Contraloría y Transparencia Gubernamental de la administración de Jaime Rodríguez, emitió una prórroga para que los servidores públicos cumplan con su declaración fiscal, patrimonial y de intereses.

Son miles quienes no han cumplido con este requisito, obligatorio, por lo que serán tres meses más para que la ciudadanía pueda tener esa información que de momento no se ha transparentado.

Y más allá de que se le dé más tiempo a los servidores públicos para cumplir con este requisito, otro problema es la opacidad de María de Lourdes, al no informar sobre cuántos sí han cumplido, y con esto dar un balance. La funcionaria responde únicamente a medias con su labor de transparencia

Sin duda, es un mal de todos los servidores públicos evadir la presentación de la declaración, lo cual termina por transmitirse a los candidatos, quienes se olvidan de este ejercicio tan necesario para emitir el voto, ya que sólo tres por ciento de los aspirantes ha cumplido, así lo informó la organización Coalición Anticorrupción.