Con el cierre del proceso electoral y el comienzo de la veda, se acaba también la llamada campaña por aire. Ahora comenzará la movilización del voto desde las estructuras políticas de los partidos en Nuevo León, una tarea que podría ser clave para inclinar la balanza hacia un candidato a la gubernatura, principalmente.

Pero también se pueden revivir prácticas como la compra del voto, que es algo muy recurrente en Nuevo León. Sin duda, por lo cerrado de la contienda, se viene una prueba de fuego para la Comisión Estatal Electoral de Mario Alberto Garza y la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales de Gilberto de Hoyos Koloffon

Hoy, existen más denuncias en comparación con la elección pasada, lo que es un presagio de que habrá conflicto al término de la jornada 6 de junio. Koloffon pareciera sólo estar enfocado en la zona periférica y rural, en donde se han llevado operativos y detenciones por supuestos delitos electorales.

Pero la zona metropolitana no figura y eso que existen muchas quejas y se continúan acumulando. ¿Tendrá línea de no intervenir? Parece que sí.

Y en cuanto a la CEENL nos dicen que siempre sí se habilitará una sala de prensa para entrevistas, más no se ha indicado si desde ahí se podrían monitorear los resultados. El árbitro electoral no ha entendido que tiene que poner al alcance de los periodistas y de los ciudadanos las herramientas necesarias para cubrir esta elección.

FUERZA CIVIL BLANQUIAZUL

Elementos de Fuerza Civil también comenzaron a cargar los dados en esta elección a favor del PAN.

Los policías pararon para una inspección una camioneta del equipo de la coalición “Va Fuerte por Nuevo León” del candidato al municipio de Pesquería, Chavalo Guajardo, rival del panista Miguel Lozano Ramos, hijo del actual alcalde con licencia.

En un video se aprecia que los uniformados, con el pretexto de que tenían un reporte de compra del voto, pararon el vehículo, pues señalaron que estaban repartiendo cheques y despensas, lo cual fue negado por los ocupantes en todo momento.

La estructura del Gobierno de Jaime Rodríguez comenzó a operar en esta elección, y para muestra, Fuerza Civil, que también intenta descarrilar la campaña de Guajardo para favorecer al hijo del edil con licencia Miguel Lozano, quien también busca un curul federal por el PAN.

El intento de influir en la elección levanta muchas dudas, pues estos policías tendrán participación en la cadena de custodia de las urnas, y si realmente se pintaron de azul en campaña, ¿quién garantiza la imparcialidad?