La elección estatal en Nuevo León, por los resultados que arrojó, parece estar marcada por las traiciones internas partidistas y el voto cruzado. Resulta muy complicado de explicar que en Apodaca, bastión priista, haya arrasado el tricolor en la votación por diputaciones locales, federales y la alcaldía, donde César Garza obtuvo la reelección y, por otro lado, que Adrián de la Garza haya perdido.

Nos dicen que esto es un signo de que se perpetró la traición de César a Adrián, y hay mucha molestia entre el equipo del alcalde con licencia de Monterrey.

Si Cristina Díaz no saca adelante los comicios en Guadalupe, tratándose de una figura importante en el PRI de Nuevo León, muy probablemente César tome el control del partido para pavimentar el camino a su hijo, quien es líder de los jóvenes tricolor.

En el PAN resulta inexplicable que en la casilla donde votó el candidato a la alcaldía de San Pedro, Mauricio Fernández, no haya ganado y que el panista Luis Susarrey sí ganó la reelección de su curul, sumado a que Fernando Larrazabal perdió ante Samuel García. El voto cruzado se presentó con fuerza.

Y si Yolanda Cantú, candidata panista a la alcaldía de Monterrey, piensa que la política es todo color de rosa, se equivocó.

Resulta que algunos militantes panistas se preguntaron entre sí por quién habían votado, y aunque dijeron que por la aspirante albiazul, también se cuestionó entre los azules por qué no votaron por Colosio.

Apuesta por la revocación

Los virtuales ganadores de la contienda a gobernador y alcalde de Monterrey, Samuel García y Luis Donaldo Colosio Riojas, durante su etapa como legisladores, siempre pujaron por aprobar la revocación de mandato en Nuevo León.

Ahora que estarán al frente de los gobiernos estatal y municipal veremos si continúan apoyando este mecanismo. Y sería momento que las bancadas del PRI y PAN, no sólo de esta legislatura, sino los virtuales ganadores a una diputación local, los cuales tendrán mayoría, saquen adelante esta figura.

Esto debería ser un tema prioritario y que tendría que estar enfocando a los ciudadanos para, por lo menos, mejorar un poco la imagen de los dos partidos, que está por los suelos.

La iniciativa está ahí. La presentó Colosio, junto con Horacio Tijerina, hoy dirigente estatal de Movimiento Ciudadano.

Aquí es donde podemos comenzar a vislumbrar cuál será la relacion que tendrán el PRI y PAN con García y Colosio, si serán institucionales o serán de choque.