La página de licitaciones de la empresa Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey (SAyDM), a cargo de Gerardo Garza, estuvo caída durante al menos tres días, una situación que se prolongó hasta el fin de semana.

El problema es que, en esos días, nos aseguran, había programadas licitaciones a través de la subasta electrónica inversa, por lo que no se descarta que sólo pudieran registrarse los proveedores favoritos. En esos días, Garza informó sobre la falla del sistema, pero no dio detalles de su afectación para los procesos en curso.

Desde hace ya algún tiempo existen muchos cuestionamientos por la forma en la que se llevan a cabo las licitaciones en Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey (SAyDM), tal como ocurrió con la compra de medidores de agua, pues no se aclara la cantidad en la propuesta económica, además de anomalías técnicas, en los fallos y en la adjudicación, lo que levanta dudas sobre el costo real.

La empresa, además, alista pedir mil 200 millones de pesos para comprar terrenos y realizar asesorías financieras, jurídicas, ambientales, pero a través de un externo, un esquema que no está justificado. Mucho menos porque el Gobierno del estado cuenta con personal experto en estas áreas.

EL PROBLEMA DE LAS TOMAS CLANDESTINAS

Ante la crisis de desabasto de agua en Nuevo León por la sequía, Agua y Drenaje de Monterrey (SAyDM) y el Gobierno estatal tendrían que buscar la manera de afectar lo menos posible al ciudadano; aunque lo cierto es que cada vez es más urgente que se implementen medidas para el cuidado y manejo del agua, antes de que se agrave aún más la situación.

El coordinador de la bancada del PRI, Álvaro Ibarra, exhortó a Agua y Drenaje de Monterrey a emprender operativos para detectar tomas clandestinas y atender de forma inmediata los reportes de fugas para evitar el desperdicio del recurso.

Las tomas clandestinas se han convertido en un problema de considerable importancia en la entidad desde hace algunos años, pero también se han visto recientes fugas de agua en la Zona Metropolitana de Monterrey, que no se han atendido a tiempo.

Tan sólo en febrero una fuga inundó calles en la colonia Obispado, muy cerca de las instalaciones de Agua y Drenaje.

Sin duda, la población tiene que poner mucho de su parte para evitar desperdicios y la autoridad debería redoblar sus esfuerzos para terminar con las tomas clandestinas.