Durante su visita el viernes al Club San Jerónimo en Monterrey, Luis Donaldo Colosio Riojas, candidato de Movimiento Ciudadano (MC) a la alcaldía regia, pidió a sus miembros que también aceptaran en el encuentro a Samuel García, abanderado a la gubernatura.

Nos dicen que muy a regañadientes y entre muchas dudas, le dieron el sí a Colosio, lo que habla de que Samuel no es bien visto entre algunos círculos y además refleja que no todo el sector de clase media o media alta le dará su voto, como quiere transmitir el emecista.

Y claro que tiene sentido. Colosio hizo un llamado al voto masivo porque no le queda otra opción, pues no le alcanzará para ganar por la falta de una estructura política. Cada vez es más evidente que no sólo es su debilidad, sino también la de Samuel.

Los dos saben que necesitan que salga la población a votar, es por lo que comenzaron a intentar, muy tarde, motivar a la ciudadanía, pero insistimos, parece muy tarde.

Muy tarde también parecieron darse cuenta de que se necesitan, pues aunque en lo público nieguen sus diferencias, la relación entre ambos quedó muy fracturada tras la interna por la gubernatura.

Nos comentan que incluso en los cuarteles del partido MC ya están preparando la estrategia legal para impugnar, en dado momento, la elección. Realmente no están seguros de su triunfo y, lo que es peor, ya piensan la estrategia para victimizarse y para ensuciar los comicios.

MEJORA AMBIENTE ELECTORAL

En donde se siente un desmedido “ambiente electoral” es en el municipio de Santiago, pues desde que uno ingresa a esta localidad, al menos de manera visual, hay mucha publicidad proselitista de los diferentes candidatos.

David de la Peña, candidato de la coalición “Va Fuerte por Nuevo León”, formada por el PRI-PRD, es quien tiene mayor presencia publicitaria y, nos dicen, sería el puntero en las preferencias y podría retener la alcaldía para el tricolor, pero aún nada está escrito.

Y aunque Marco González, abanderado de Morena, de tiempo atrás estuvo haciendo presencia, parece que le está pesando su pasado priista, aunque le queda el beneficio de la duda para el cierre de campaña.

Mientras que para Eduardo García, del PAN, las expectativas son pocas, incluso, en el interior del partido hay preocupación, a pesar de que los panistas cuentan con una importante estructura política.

Por lo pronto, este fin de semana en este municipio sí se apreció mucho más ánimo en los eventos proselitistas en comparación con otros lugares. Veremos si eso finalmente se refleja en las urnas.