La candidata del PAN a la alcaldía de Monterrey, Yolanda Cantú, parece que aún no ha terminado de agarrarle el “ritmo” a su campaña, ni de entender lo que está en juego en esta elección.

Ahora la aspirante aparece en sus redes sociales realizando recorridos en busca de “conquistar” los corazones de los regios, bailando por las calles y, eso sí, mostrando mucho ánimo.

Pero a la vez, nos hacen ver, exhibe una falta de conocimiento de las necesidades que tiene la población en la capital de Nuevo León, que vaya que son muchas. Los regios no necesitan ser conquistados, lo que quieren son propuestas para solucionar problemáticas como las relacionadas a la vialidad, la seguridad, servicios públicos, en fin, una plataforma política seria, y con propuestas.

La creatividad no está peleada con las campañas, pero si no viene acompañada de un proyecto a la altura de las necesidades de los regios, no aporta.

Si bailando pretende gobernar Monterrey, los regios tendrán tres años de pesadilla.

Las elecciones no son un concurso de popularidad, sino que se tratan de un ejercicio democrático. Y tendría que tomarlo con la seriedad que se requiere si pretende subirse a la contienda.

Diputada incómoda

La diputada local del Partido Verde Ecologista de México, Dalia Rodríguez Treviño, ha mostrado independencia legislativa, lo que ha incomodado a más de un legislador en el Congreso de Nuevo León.

Rodríguez Treviño ha estado muy activa subiendo posicionamientos, uno de ellos precisamente para poner sobre la mesa la necesidad de tener una eficiencia energética y uso de energías renovables en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, organismos autónomos y municipios.

Esto, nos aseguran, molestó a los congresistas del PAN, pero sobre todo a los legisladores del PRI, a quienes no les agradó la postura de la diputada y, cómo no, de manera muy sutil les hizo un llamado a que hablen con los alcaldes emanados de sus partidos para que sean más eficientes.

Por lo pronto ha dejado entrever que no irá a favor de las iniciativas del PRI, ni tampoco de las del PAN, salvo que sean parte de su agenda legislativa, como combatir la contaminación y conservar las áreas verdes del Parque Fundidora.

Y con respecto a las versiones de posibles movimientos en el Grupo Legislativo de este partido, serían porque se tuvo conocimiento de presuntos “aviadores”, por lo que se está verificando si no acuden de manera presencial al Congreso por las restricciones sanitarias por COVID-19 o si hay alguna otra razón.