A pesar de la resistencia de la Fiscalía General de la República para transparentar información relativa al traslado de España a México, en julio pasado, del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, finalmente una resolución del INAI determinó que el órgano autónomo deberá dar a conocer, entre otros detalles, la bitácora de vuelo de la aeronave en que fue trasladado, el nombre de los funcionarios que viajaron a España por el detenido, los gastos que representó el traslado, así como si se sirvió algún aperitivo durante el vuelo. Asimismo, la FGR deberá dar a conocer el parte médico en el cual se asentó que Lozoya padecía anemia desarrollada y problemas sensibles en el esófago que ameritaban su traslado a un hospital.

Reviven aspiraciones

Dos diputadas de Morena en el Congreso de la Ciudad de México, quienes parecían no tener oportunidad de meterse en la boleta electoral de junio, revivieron. Se trata de Guadalupe Chávez Contreras quien, nos dicen, ya tiene el visto bueno de Claudia Sheinbaum para ir por la alcaldía de Tlalpan. Es importante decir que aunque esta alcaldía es de la periferia, fue la que encabezó la mandataria local antes de convertirse jefa de Gobierno. Antes, Gabriela Osorio era la única aspirante apuntada, pero ahora, ya hay competencia. El segundo caso es el de Donají Olivera, quien hasta hace unos días no estaba contemplada por el líder de Morena en Xochimilco, José Carlos Acosta, quien pretendía apoyar a Avelino Méndez, funcionario de la Secretaría de Gobierno recién fallecido por COVID-19, para buscar una diputación federal. Ahora, nos cuentan, por el lamentable fallecimiento de Méndez, Acosta podría respaldar a Donají para buscar la alcaldía.

Les llueve sobre mojado

No solo el COVID-19, el hambre y las malas condiciones de vida, afectan a los migrantes refugiados en la Estación Migratoria de Tenosique, Tabasco. Ahora la amenaza es la inseguridad. En días recientes, nos comentan, un sujeto que aparentemente se encontraba bajo los efectos de sustancias nocivas intentó ingresar a “La 72”, pero al negársele el paso, amagó con machete en mano a los presentes y amenazó con hacer que “corran ríos de sangre” en la estación. El problema, además de la falta de personal de seguridad, es que en los alrededores del albergue se venden bebidas embriagantes e incluso otras drogas en pequeños negocios que tampoco están siendo vigilados. Ojalá la situación no pase de las amenazas.