Al no alcanzarse la votación suficiente en el Senado de la República para elegir al nuevo presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), el actual titular de ese organismo, Adolfo Cuevas, se mantendrá al frente hasta que se logre el acuerdo necesario para renovar los dos espacios disponibles. Y es que tal parece que aún no están listos los acuerdos entre los senadores para seleccionar al nuevo comisionado presidente del IFT. La renovación de la presidencia ha sido más que complicada y la pugna no se ve para cuándo termine; basta recordar que en julio hubo comisionados que promovieron una modificación al Estatuto Orgánico del IFT para limitar la facultad del presidente interino en la designación de funcionarios. Lo cierto es que de momento nada se mueve, en tanto no fluyan los acuerdos.

Buenas noticias

El inicio de la vacunación para el personal de salud ya está muy cerca de convertirse en una realidad, nos comentan. En hospitales del sector público en toda la República ya comenzó a elaborarse una lista de los médicos y enfermeros que atienden a pacientes con COVID-19, quienes serán los primeros en el sector salud que serán vacunados, lo cual podría hacerse realidad en los próximos días. Aún no hay una estrategia o mecanismo para iniciar el programa, pero se espera que los primeros en recibir su dosis sean quienes trabajan en las clínicas en las ciudades donde existen más casos activos. Se trata sin duda de la mejor noticia que ha recibido el personal de salud en los últimos meses, pues ante la temporada invernal que se espera crítica, los ánimos ya no eran los mejores.

Doble rasero

Algunos militantes priistas han vuelto a manifestar su molestia por lo que consideran es una falta de respuesta apropiada por parte del CEN, encabezado por Alejandro Moreno, ante los embates que llegan del exterior, como por ejemplo los comentarios realizados por Andrés Manuel López Obrador en Baja California durante el fin de semana. Y lo que más les extraña es que el dirigente por lo general es muy rápido en posicionarse o deslindarse de los presuntos actos de corrupción de priistas, pero en las últimas horas: silencio.