Quizá el actor político que debería observar con mayor atención lo que está ocurriendo con el senador de Movimiento Ciudadano, Clemente Castañeda Hoeflich, sea Pablo Lemus Navarro, el actual presidente municipal de Guadalajara y quien, hasta hace muy poco, parecía tener muy perfilada la próxima candidatura de ese partido a la gubernatura del estado.

La salida de Castañeda Hoeflich de la dirigencia nacional del partido MC, que parecía ser la secuela de supuestos desencuentros entre el senador, líder histórico, y fundador del partido, Dante Delgado Rannauro, y el grupo que comanda el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, comienza a tomar la forma de una jugada estratégica de cara a la contienda interna de 2024.

Es muy probable que, quienes hayan supuesto que la designación de Lemus Navarro como candidato de MC por la alcaldía de Guadalajara implicaba, prácticamente, ponerle en bandeja de plata la candidatura de ese partido por el Gobierno de la entidad, se hayan adelantado.

Esto, si se toman en cuenta los últimos acontecimientos, las nuevas señales hacen repensarlo: ¿tendrá otros planes el grupo alfarista? ¿Habrán previsto, desde un inicio, cederle a Pablo Lemus la candidatura por Guadalajara, pero impulsar a un alfarista “puro” a la gubernatura?

Las piezas se empiezan a acomodar.

Castañeda y su peso en Jalisco

Lo cierto es que Castañeda Hoeflich, quien pasará a coordinar los trabajos del Grupo Parlamentario de MC en el Senado de la República tras dejar la coordinación nacional del partido, pertenece al círculo político más íntimo de Alfaro Ramírez —a diferencia

de Lemus Navarro—, y se ha especulado que su nueva función senatorial —ya sin las exigencias de la dirigencia— lo dejará “más suelto” para reconcentrarse en la vida política de Jalisco, en donde puede aumentar su influencia de cara a las elecciones presidenciales.

En sus palabras de despedida de la dirigencia nacional de MC, el senador Castañeda Hoeflich, dijo: “El futuro de Jalisco, y de sus habitantes en particular, seguirán teniendo toda mi atención, compromiso y absoluta dedicación”. ¿Se trata de un mensaje premonitorio?